Los escolares del colegio Tartessos de San Juan atienden a Jesús, experto sobre el absentismo escolar
Los escolares del colegio Tartessos de San Juan atienden a Jesús, experto sobre el absentismo escolar - N. O.
EDUCACIÓN

San Juan de Aznalfarache lucha contra el absentismo escolar

Una campaña municipal analiza cuáles son los motivos que los menores tienen para faltar a clase

Actualizado:

«¿Alguien sabe lo que significa la palabra ‘absentismo’?», pregunta Jesús ante una treintena de caras entre expectantes y adormiladas. Con esta pregunta clave comenzó una de las sesiones de la campaña «Tolerancia Cero ante el Absentismo Escolar» en el CEIP Tartessos. La iniciativa, impulsada por el Ayuntamiento de San Juan de Aznalfarache, pretende acabar con una práctica que afecta a la vida educativa del municipio: todavía hay demasiados menores que faltan frecuentemente a clase sin justificación.

«Creemos que este problema se ataja principalmente en los últimos cursos de primaria, así que vamos a trabajar en esas edades en todos los colegios de la localidad», explica Jesús, uno de los integrantes de la empresa Imagina y el encargado de impartir la charla a los alumnos de 5º y 6º de primaria. Y es que el colegio Tartessos no es, precisamente, no de los que más menores absentistas posee, una cifra que sí se agrava en otros centros como el CEIP Esperanza Aponte, ubicado en la barriada de Santa Isabel, considerada una Zona con Necesidades de Transformación Social (ZNTS), y donde el absentismo supera el diez por ciento de los menores escolarizados.

En la charla a los escolares, Jesús analizó junto a ellos los motivos por los que les cuesta, o directamente no van, a clase. Acostarse tarde, ‘miedo’ a alguna asignatura en concreto, la pereza o llevarse mal con los compañeros son algunas de las causas que los propios menores expusieron.

Toma de conciencia

«En algunos casos nos cuentan que sus padres llegan muy tarde de trabajar y que tienen que esperarlos, con lo que no descansan las horas suficientes, o que son los propios progenitores los que les incitan a quedarse en casa en los fríos días de invierno», desvela Jesús. «Esas son las situaciones que debemos evitar, haciendo que los propios alumnos tomen conciencia pero, también, trabajando con las familias, que son uno de los factores que más influyen para que los niños no vengan al colegio», asegura el monitor. Los núcleos familiares desestructurados, con una frágil adaptación social, son los que más reinciden.

Cuando se alcanzan las cifras oficiales que definen el absentismo, faltar el 25 por ciento de los días lectivos o, lo que es lo mismo, unos cinco días al mes, el caso pasa a la Comisión municipal de Absentismo Escolar. «El problema es que hay familias que conocen esa cifra y no la sobrepasan, con lo que el niño falta tres o cuatro veces al mes a clase. Eso también es insostenible y afecta a su trayectoria educativa», advierte Jesús.

En la charla del CEIP Tartessos, los alumnos se mostraron muy participativos al hablar de las consecuencias que puede tener para su futuro el no ir al colegio. «Ese niño se quedaría sin amigos», aseguró uno de los escolares. El retraso en las asignaturas o «no tener un buen trabajo en el futuro» fueron otras de las secuelas que se nombraron. «Cada menor que no cumple la etapa mínima de educación es un problema también para el resto de la sociedad», les explicaba el experto de Imagina, que logró captar la atención de los niños al narrarle, también, experiencias personales.

Además, los alumnos del CEIP Tartessos, al igual que harán en el resto de los centros, rellenaron una encuesta para analizar los parámetros que influyen en el absentismo del municipio y también sus percepciones sobre el centro, los profesores, la educación o la implicación de su familia.

Este ciclo de charlas es solo una de las fases de «Tolerancia Cero ante el absentismo Escolar», ya que también se han colocado pancartas y repartido folletos a los alumnos de secundaria. Por otra parte, el acto final consistirá en la realización de un grafiti relacionado con la temática y que harán los propios alumnos.

«La campaña ha nacido de un consenso entre todas las partes implicadas, desde las ampas hasta el personal docente y el Ayuntamiento», explica la delegada de Educación, Marta Vélez.