Los hechos, que se remontan a enero de 2013, han sido juzgados por la Audiencia Provincial de Sevilla
Los hechos, que se remontan a enero de 2013, han sido juzgados por la Audiencia Provincial de Sevilla - ABC
Tribunales

Tres años de cárcel por robar en casa de un conocido ausente y en la de un vecino en Umbrete

Las dos mujeres condenadas aprovecharon su relación con la víctima para hurtarle sus objetos de valor y usar su tarjeta bancaria

Actualizado:

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a dos mujeres, vecinas de Huelva, a tres años de prisión por robar en el interior de una vivienda con las que ambas habían mantenido algún tipo de relación con anterioridad, aprovechando su ausencia, y en la de un vecino de éste, ambas en Umbrete.

La sentencia las considera autoras de un delito continuado de robo con fuerza en las cosas en casa habitada, así como de una falta de hurto y otra de estafa, ya que también procedieron al robo de un vehículo y a extraer dinero de una cuenta bancaria con una cartilla que encontraron en su interior; para la imposición de la pena les aplica las atenuantes de drogadicción y de dilaciones indebidas.

Además de los tres años de cárcel, les impone a cada una por cada una de las dos faltas, una multa de 180 euros, y al pago por partes iguales de las costas causadas y de 1.573 euros a los propietarios del vehículo y las viviendas, en concepto de responsabilidad civil.

Se considera probado que en la noche del 14 al 15 de enero de 2013 las acusadas decidieron sustraer lo que de valor hubiera en el interior del vehículo estacionado en la vía pública, cerca del domicilio de su dueño, en la localidad de Umbrete.

De este modo, abrieron el vehículo y se apoderaron de un anorak y varias herramientas, efectos valorados en conjunto en 163 euros y de una libreta de ahorros junto con el número PIN que permite el uso de cajeros automáticos con ella, desplazándose a continuación a una sucursal bancaria en la que usaron la tarjeta para realizar dos extracciones del cajero automático por importe de 40 y 250 euros.

Un día más tarde, las acusadas acordaron sustraer lo que de valor pudieran obtener en la casa de un hombre con quien ambas habían tenido alguna relación anteriormente, ubicada en Umbrete, y que se encontraba temporalmente ausente de su vivienda.

En ejecución del plan propuesto, ambas acusadas treparon por la fachada del edificio y accedieron a la vivienda donde se apoderaron de una escopeta, un buen número de cartuchos y otros efectos, valorado en 1.000 euros.

Acto continuo, ambas accedieron desde la azotea de esta casa a la vivienda contigua donde, de un trastero o buhardilla, se apoderaron de una máquina ingletadora eléctrica, valorada en 120 euros.

En esta ocasión las acusadas tuvieron la mala fortuna de que la casa estuviera ocupada por sus moradores y de que el ruido que produjeron llamara la atención del propietario, quien al subir a la azotea y dirigirse al trastero se topó con una de ellas, huyendo ésta del lugar y montándose en el coche donde ya la esperaba la otra dándose a la fuga con el botín obtenido