Delegación de Buytrago en Dos Hermanas
Delegación de Buytrago en Dos Hermanas - L.M. / ATLAS
Empleo

3 años desde el cierre de Buytrago en Dos Hermanas

Los trabajadores aún no han terminado de solucionar sus problemas con la empresa

Dos HermanasActualizado:

Tres años ya desde que los trabajadores de Buytrago se manifestaran en la calle Goya de Madrid en puertas del juicio por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que sufrieron y que posteriormente anuló la Audiencia Nacional. Esta empresa de transportes contaba con una plantilla en Dos Hermanas compuesta por 84 trabajadores -60 fijos y 24 autónomos-, con una media de edad de entre cuarenta a sesenta años. Además la mayoría de ellos sumaban más de dos décadas en esta planta trabajando.

«Todo fue de un día para otro» asegura uno de los trabajadores que recuerda su llegada a la planta y encontrar que la dirección de la empresa se había marchado paralizando la actividad en la nave sin carga de trabajo. Aquel lunes 3 de marzo de 2014 daba comienzo una problemática que aún a día de hoy no ha terminado. Hasta entonces todo discurría con total normalidad en la empresa percibiendo las nóminas correspondientes sin retrasos y estando al día con los pagos a los trabajadores, además explica que «teníamos carga de trabajo y nos mandaron a parar» a la vez que veían como los vehículos se trasladaban a otra sede sin tener acceso a ningún tipo de información al respecto.

Tres días después tienen conocimiento de que la empresa ha comenzado los trámites para entrar en concurso de acreedores ante el desconcierto del enlace sindical y de los propios trabajadores. Igualmente la empresa aprobó un ERE de manera unilateral que posteriormente fue impugnado y anulado por la Audiencia Nacional. Tras la anulación del ERE, los trabajadores deben volver a su puesto de trabajo pero Buytrago ya está cerrado y no hay lugar al que volver. Por ello en marzo de 2015 se les reconoce a los trabajadores una indemnización equivalente a un despido improcedente. La Audiencia Nacional consideró que no se puso en juego en el periodo de consultas el cuantioso patrimonio inmobiliario existente, máxime cuando se alegó la imposibilidad de hacer frente a los salarios e indemnizaciones pendientes de pago a los trabajadores.

Fuentes consultadas por ABC aseguran que los trabajadores han cobrado del Fogasa pero siguen reclamando la indemnización así como la parte correspondiente a la empresa. «Se vendió toda la flota de camiones y están casi todas las naves vendidas» asegura un trabajador que espera que el administrador concursal termine la venta para percibir la cantidad que la empresa les adeuda.

Toda una vida trabajando en la planta de Dos Hermanas con los mismos compañeros para terminar pidiendo justicia y cobrando lo que les pertenece. Hoy día recuerdan aquel viaje a Madrid en dos autobuses para manifestarse en la calle Goya junto a sus compañeros de otras delegaciones de España que sufrieron el mismo trato. Algunos han encontrado trabajo, otros por siguen en el paro y esperan la resolución final de todo el entramado con la mayor celeridad posible. En Dos Hermanas se encontraba una de las plantas más importantes de Buytrago de la que ya solo queda el recuerdo.