Elessar junto a su madre Isabel en la comisaría de la Policía Nacional de Dos Hermanas
Elessar junto a su madre Isabel en la comisaría de la Policía Nacional de Dos Hermanas - F.V.
DOS HERMANAS

Elessar, el pequeño policía de Dos Hermanas

El joven de ocho años es autista y su madre contactó con la Policía Nacional para que pudiera conocer la comisaría

DOS HERMANASActualizado:

De mayor sueña con ser policía y ya ha podido conocer en primera persona cómo es una comisaría por dentro, un coche patrulla o estar con el comisario de la Policía Nacional de Dos Hermanas.

Se trata de una bonita historia de un joven autista que, gracias a la predisposición y la respuesta recibida por el perfil de la Policía en las redes sociales, pudo disfrutar de una experiencia que le ayudará en un futuro, porque tal y como su madre indica, uno de los rasgos principales de su enfermedad es la no percepción del peligro, algo que «aterra» a la familia, ya que si se perdiese «no pasaría miedo y se iría con cualquier persona que se ofreciera a ayudarle con el peligro que eso conlleva».

Tras el mensaje por privado en Facebook, Participación Ciudadana se puso en contacto con Isabel, la madre del joven de ocho años, y fueron invitados a realizar una visita a la comisaría de la Policía Nacional de Dos Hermanas. «Fueron encantadores», asegura la madre con una sonrisa esbozada detallando trato recibido y las facilidades dadas.

«Como buen aprendiz visual, pensé que ver de cerca a un agente de uniforme sería lo mejor para él», explica Isabel. En primer lugar, realizaron una visita guiada por las instalaciones así como por la parte administrativa de la comisaría. «Quiero ser policía», respondió el pequeño cuando le preguntaron sobre qué quería ser de mayor.

Elessar disfrutando de la visita en la comisaría de la Policía Nacional de Dos Hermanas
Elessar disfrutando de la visita en la comisaría de la Policía Nacional de Dos Hermanas - F.V.

La madre también fue orientada sobre qué hacer en caso de pérdida de su hijo. Le dijeron que lo ideal sería colocarle una pulsera con su nombre, número de teléfono y la condición de autismo. Fue el propio comisario de la Policía Nacional quien recibió en su despacho al pequeño Elessar y su madre, quienes se maravillaron con la visita, especialmente por la cara de ilusión que mostró en todo el momento su hijo.

Nunca había visto de cerca a la policía y pudo disfrutar en primera persona hasta de una charla con el propio comisario, quien le preguntó sobre sus estudios y le ofreció montarse en el coche patrulla. Además, le invitó a visitar el Cortijo de Cuarto para ver en acción la unidad de caballería de la Policía Nacional, así como a los perros adiestrados.

El comisario le regaló un «playmobil» de policía que ya luce en su casa y con el que recordará siempre su visita a las dependencias policiales. La toma de huellas que le realizó la policía fue uno de los momentos donde más disfrutó el pequeño Elessar mientras le explicaban en qué consistía su trabajo y cómo sacan las huellas de cualquier objeto. En el aparcamiento pudieron ver todas las motos, e incluso subió a un furgón.

También hubo tiempo para conocer el lugar donde realizan las ruedas de reconocimiento. Elessar se puso el casco antidisturbios y cogió el escudo de la policía, experiencia que guardará para siempre. «Todos y cada uno de los agentes le saludaron y le dedicaron alguna palabra amable y cariñosa al niño», afirma su madre, quien comenta que estuvieron más de una hora en la comisaría.

Su sonrisa al subirse al coche patrulla no tiene precio, la ilusión del pequeño se reflejó en su rostro. Esta jornada no la olvidarán ni Isabel ni su hijo Elessar, unas enseñanzas que pueden salvarle de muchas situaciones. Y todo por la iniciativa de su madre de ponerse en contacto a través de las redes sociales. Una educación que bien merecen recibir más pequeños para tener consciencia desde primera hora de la importancia de los cuerpos de seguridad y la cooperación que realizan con el ciudadano.