Joaquín Begines ha tenido que ser atendido por las personas que se encontraban con él en los juzgados sevillanos
Joaquín Begines ha tenido que ser atendido por las personas que se encontraban con él en los juzgados sevillanos - EFE

La expareja y padre de la mujer y la niña asesinadas en Dos Hermanas se desvanece en la puerta del juzgado

Joaquín Begines, de 29 años, se encuentra entre las decenas de personas que han recibido a los acusados al grito de «asesinos»

Dos HermanasActualizado:

La expareja de Sandra Capitán y padre de su hija Lucía, de 6 años, asesinadas junto al novio de ella en ese momento y cuyos cuerpos fueron hallados enterrados en sosa cáustica en un pozo ciego de una casa de la localidad sevillana de Dos Hermanas, se ha desmayado en la puerta de los juzgados de Sevilla.

Joaquín Begines, de 29 años, padre de Lucía, una de las víctimas del triple crimen de Dos Hermanas, se encontraba entre las decenas de personas que se han congregado esta mañana a las puertas de los juzgados de Sevilla adonde han llegado los investigados citados por la instructora para someterlos a careos.

El padre de Lucía, que vestía con una camiseta con la foto de su exmujer y de su hija, formaba parte de las personas que recibieron a los acusados al grito de «asesinos» e incluso que llegaron a acercarse a los furgones policiales.

Tras increpar a los acusados en el crimen, Begines sufrió un desvanecimiento por lo que tuvo que ser atendido por varias personas, quienes le acompañaron en un breve paseo, y se volvió a incorporar al grupo, según dijeron a Efe testigos presenciales.

Después de tomar varios sorbos de agua comentó a los presentes que se encontraba bien y permanece aún junto a las personas que se han manifestado en las puertas a la espera de que finalice la comparecencia de los acusados ante la jueza.