Inundaciones

Las obras del tanque de tormentas de Dos Hermanas comenzarán en abril

La construcción de este depósito permitirá minimizar el efecto de las fuertes lluvias

Firma del contrato de obra en el Ayuntamiento / L.M.
Firma del contrato de obra en el Ayuntamiento / L.M.

Las obras para construir el esperado tanque de tormentas de Dos Hermanas que acabe con las inundaciones ya tiene fecha de inicio: abril de 2017. Esta es, al menos, la previsión con la que ya trabaja la Empresa Metropolitana de Aguas de Sevilla (Emasesa), que adjudicó las obras recientemente a la empresa SANDO por un montante de 8,5 millones de euros para la creación de este depósito de detención de aguas pluviales que irá ubicado en un extremo del recinto ferial del municipio nazareno, junto a la estación de bombero de Miguel Fleta.

El consejero delegado de la empresa metropolitana, Jaime Palop, y el responsable provincial de la constructora, Jorge Jiménez, han firmado este miércoles el contrato de obra en dependencias del Ayuntamiento nazareno y ante la presencia del alcalde Francisco Toscano. Se trata de un proyecto que cuenta con una duración estimada de 21 meses y al que se le acaba de dar el pistoletazo de salida después de años bloqueado. El de Dos Hermanas es, de hecho, el primero de los proyectos previstos que se pone en marcha después de que se resolviera el problema de la financiación, tras autorizar la Junta de Andalucía el uso del dinero del canon de mejora para realizar un paquete de obras prioritarias en la capital hispalense y otros municipios del área metropolitana por valor de 192.450.747 euros (excluido IVA).

El tanque de tormentas es, por tanto, una obra muy necesaria para un municipio que en los últimos años ha registrado numerosos episodios de inundaciones ante las fuertes lluvias caídas en poco tiempo. Este depósito irá ubicado en un punto crítico del drenaje de la cuenca, situado en el barrio San José, la calle Genil y el paso inferior a las vías del ferrocarril de Purísima Concepción, que en ocasiones se ha anegado por completo.

En este sentido, Palop ha explicado que el depósito de detención que se construya tiene como objetivo «reducir y minimizar el impacto de las inundaciones», si bien ha dejado claro que las precipitaciones son inevitables y «si llueve mucho todas las ciudades tienen problemas, aunque lo que sí podemos hacer es igualar las condiciones con los municipios de su entorno metropolitano».

El alcalde Toscano ha añadido, por su parte, que este tanque de tormentas en el recinto ferial «dará cierta tranquilidad al sistema hidráulico, aunque si sigue lloviendo así como en estos últimos tiempos, seguridad absoluta no se tiene», al recordar que en estos días pasados han caído precipitaciones «similares» en otras ciudades que han generado «estragos más grandes». «Lo cierto es que las lluvias que hasta ahora nos inundaban ya no lo harán», ha garantizado el primer edil.

Los trabajos, que podrían empezar en la primera semana del mes de abril, comenzarán con el desvío de colectores para permitir dejar libre la zona donde se va a construir este gran depósito en el subsuelo. En concreto, este tanque irá ubicado en la zona de aparcamientos del recinto ferial, en el paseo de entrada, si bien Toscano ha explicado que para la Feria 2017 -que tiene lugar en mayo- «se podrá utilizar» esta zona, ya que las primeras actuaciones se harán en la parte que «menos afecta», aunque sí quedará cortado el aparcamiento paralelo a la vía del ferrocarril. Igualmente, el mercadillo de los miércoles se trasladará al otro extremo del recinto ferial, donde se instalan las atracciones de la feria.  

Este depósito de tormentas es una de las obras más importantes que Emasesa va a realizar en cuanto a su volumen económico. El proyecto fue licitado por 16,2 millones de euros, aunque finalmente se ha adjudicado a SANDO por la mitad, lo que va a permitir a la empresa metropolitana emplear ese dinero sobrante en otras obras. Según ha detallado Palop, Emasesa tiene proyectados diversos tanques de tormentas en los municipios a los que da servicios, entre ellos el de Kansas City en la capital, que saldrá a licitación en abril. La intención, asegura, es equipararse con las grandes ciudades de España en este sentido, como Madrid, que cuenta con 20 tanques de tormentas o Barcelona, que llega a los once depósitos.

Dimensiones

El tanque de tormentas, de planta rectangular, tendrá una longitud de 120 metros, 48 de anchura y entre 11 y 12 metros de profundidad, lo que permitirá una capacidad de 35.000 metros cúbicos útiles. Las aguas acumuladas en este depósito se utilizarán para limpiar las redes de saneamiento. Una vez terminada la obra, la parcela afectada recuperará su funcionalidad para su empleo como aparcamiento, incluyendo una pantalla vegetal junto al cerramiento del ferrocarril Sevilla-Cádiz.

Emasesa tiene previsto, además, iniciar este verano la apertura de una nueva cuenca en la avenida de la Libertad que ayudará también a aliviar el efecto de las fuertes lluvias.  

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios