Protesta

Vecinos de un barrio de Dos Hermanas, en pie de guerra por la colocación de una antena

Han iniciado una recogida de firmas para frenar su instalación sobre un bloque de pisos

Concentración de los vecinos, en contra de la antena / L.M.
Concentración de los vecinos, en contra de la antena / L.M.

Los vecinos del barrio de Vistazul de Dos Hermanas han decidido aunar sus fuerzas y empezar a movilizarse para intentar paralizar la instalación de una antena de telefonía móvil en la zona en la que viven, ante lo que consideran como un «perjuicio» para su salud. La antena, en concreto, está proyectada para su colocación en la azotea de un bloque de pisos de la calle Marconi, cuyos propietarios dieron inicialmente su aprobación a esta instalación a cambio de una contraprestación económica, tal y como ocurre en estos casos.

El problema, sin embargo, ha surgido cuando los vecinos de los alrededores han tenido conocimiento de dicho acuerdo, ya que la noticia ha generado multitud de reacciones a favor y en contra, si bien muchos de estos vecinos han llegado a colgar desde sus balcones carteles contrarios a su colocación en estos últimos días. Tal es así que este pasado martes por la noche, decenas de personas, que se consideran afectadas por esta medida, decidieron concentrarse en las inmediaciones del bloque de pisos donde está proyectada la instalación de la antena para exigir su paralización, coincidiendo precisamente con una reunión que en ese mismo momento tenían los propietarios de la comunidad en cuestión.

Por lo pronto, han comenzado a recoger firmas con las que pretenden recabar apoyos para su lucha, pues defienden que se trata de una zona especialmente sensible, con varios colegios e institutos, guarderías y centros para personas con discapacidad en los alrededores. Estos vecinos creen que el «efecto paraguas», por el que los «posibles efectos adversos» repercutirían en menor medida en quienes viven en la comunidad sobre la que se instala la antena, habría animado a estos propietarios a aprobar la medida. Señalan, además, a su favor, que pese a existir una intercomunidad para el garaje subterráneo -común a los cuatro bloques de pisos de la manzana-, no se haya consultado con el resto de propietarios la instalación de la antena.

Según explicó una de las portavoces vecinales, Mercedes Estepa, la antena se instalaría «a menos de cincuenta metros de los edificios», algo que rechazan por completo. El asunto, de cualquier forma, podría estar ya más cerca de solucionarse ya que, según avanzó Estepa, los vecinos de este bloque acordaron «por unanimidad» parar la instalación en la reunión que tuvo lugar el pasado martes. «Vamos a darles un voto de confianza, entendían que suponía una repercusión muy grande para el resto de vecinos de la zona». Aun así, avanzan que continuarán con su recogida de firmas para presentarlas en el Ayuntamiento nazareno.

Fuentes municipales consultadas por este periódico han informado igualmente que las competencias para este tipo de instalaciones de antenas de telefonía móvil las tiene el Estado, que es quien concede la autorización. La instalación, de cualquier forma, se encuentra «suspendida» ya que, según explicaron, la declaración responsable que la empresa debe presentar en el Consistorio no se ha llegado a realizar.

Según apuntan algunos vecinos, se trata de una zona con poca cobertura, razón por la cual las operadoras de telefonía han intentado ya instalar sin éxito algunas antenas. De hecho, hace aproximadamente ahora una década se frenó también la colocación de otra por las inmediaciones debido a la movilización ciudadana.

Toda la actualidad en portada

comentarios