El actual alcalde del PP, Antonio Enamorado, volverá a ser el candidato de su partido para las próximas elecciones
El actual alcalde del PP, Antonio Enamorado, volverá a ser el candidato de su partido para las próximas elecciones - L. G.
LORA DEL RÍO

Antonio Enamorado: «He aceptado volver a ser candidato para las próximas elecciones»

Experto en agricultura ecológica, el regidor loreño del PP ha pedido a la Subdelegación que se cubran las plazas vacantes de la Policía Local

LORA DEL RÍOActualizado:

Hijo de agricultor, Antonio Miguel Enamorado Aguilar estudió Ingeniería Técnica Agrícola en la capital sevillana. Sus ansias por vivir y abrir fronteras le llevaron a Finlandia, Alemania e Inglaterra.

En este último país estuvo viviendo cuatro años trabajando como gerente de una empresa de importación y exportación de productos ecológicos. Tras esa etapa, se trasladó a España y creó su propia empresa de consultoría, la cual sigue activa y compatibiliza con su cargo de alcalde de Lora del Río, ya que, al estar liberado al 75%, puede dedicarle dos tardes a la semana a su actividad.

Entre sus logros, está el haber sido el promotor de la ya desaparecida Feria de Muestra de Desarrollo Rural de la Vega de Guadalquivir, Agrovega. El actual alcalde del Partido Popular será el próximo candidato de su formación para buscar la reelección como alcalde, si los loreños así lo deciden...

Tras los recientes robos acaecidos en el municipio y atropellos a peatones, ¿cómo afronta usted el tema de la seguridad ciudadana?

En los atropellos, el principal motivo ha sido el deslumbramiento. Estamos trabajando en la sensibilización de la gente para que no usen el móvil para cruzar la vía, y en una campaña que se llama «Mira, para y cruza» para que los peatones tengan esa conciencia de que cruzar un paso de peatones es una responsabilidad del conductor y también del peatón.

En cuanto a los robos, el indicador general de seguridad ciudadana de Lora está por debajo de la media de criminalidad de España, es decir, somos un pueblo tranquilo. En este caso tenemos dos individuos que están provocando los robos en la localidad y que, en la mayoría de los casos, se detienen, se ponen a disposición judicial y la ley permite que se puedan poner en la calle y vuelven a cometer otros robos. Nosotros hemos pedido a la subdelegación del gobierno que refuerce la plantilla de la Guardia Civil y que nos permita sacar las plazas de Policía Local que actualmente están vacantes y que nos tiene paralizadas el ministerio. También, montar una zona de video vigilancia en las zonas comerciales, que esperemos que sea aceptado.

Una de las estrategias de este Ayuntamiento es apostar por la comunicación, sobre todo en redes sociales. ¿Es importante esto para un alcalde y un municipio como Lora?

Es muy importante en tanto y cuanto entendemos que cada vez hay más personas que se meten en redes sociales. Mi madre ya se jubiló hace años y nunca pensé que usaría las redes sociales y la semana pasada le abrimos un instagram. Quiere decir que incluso las personas mayores sienten curiosidad y cogen hábito de ver las redes y nosotros no podemos mirar para otro lado porque somos un ayuntamiento que nos gusta comunicar lo bueno y lo malo.

A nivel local es más difícil pactar porque hay más rencillas que van a lo personal y la cosa se vuelve más tensa

Queda más de un año para las próximas elecciones y su partido ya ha empezado a designar a los candidatos en municipios menores de 20.000 habitantes, y tendrá que decidir en el caso de Lora cuál es el candidato ideal.

Te voy a dar la noticia. Ayer hablé con la presidenta del partido y le dije que aceptaba la propuesta del partido, que me la habían hecho hace tiempo pero les dije que me lo tenía que pensar. Le dije que aceptaba volver a ser candidato en las próximas elecciones.

Tras las elecciones a la presidencia del PP provincial usted ha jugado un papel de mediador a nivel local para que no ocurriera lo que ha pasado, por ejemplo en Palomares, donde el partido le ha «regalado» la Alcaldía al PSOE.

Sí, soy una persona muy mediadora porque entiendo que de todas las partes, personas e integrantes de una organización hay cosas buenas que hay que poner en valor y como el objetivo es realmente ganar afuera, no podemos perder el tiempo entre nosotros.

¿Cómo lleva gobernar en minoría en un municipio como Lora?

Esto forma parte de la nueva política. En España desde la democracia hasta aquí nos hemos conformado con que hubiera dos partidos y cuando no gobernaba uno, gobernaba el otro. Ahora, lo que la ciudadanía ha dicho en las urnas y va a seguir diciendo es que hay más sensibilidades, hay más partidos, y eso significa que no va haber mayorías absolutas, que hay que ponerse de acuerdo entre varios partidos para pactar y gobernar. A nivel local es más difícil pactar porque hay más rencillas que van a lo personal y la cosa se vuelve más tensa. Pero creo que los políticos hacemos esfuerzos importantes de no entrar en el trapo en esta materia y de ser capaces de engranar las diferentes sensibilidades.

Un momento de la entrevista
Un momento de la entrevista - L. G.

¿Qué le llevo a probar el camino de la política: hay precedentes en su familia?

En mi familia directa no, pero la política la he vivido muy de cerca. Con 12 años organicé el primer paseo en bicicleta contra la droga en Lora y me tocó ir a pedirle colaboración al que después fue alcalde de Lora, Francisco Javier Reinoso. Desde ese momento ya empecé a tener un cierto roce con la política. No ha sido una cuestión familiar, sino de motivación, cuando tú quieres a tu pueblo y crees que es la oportunidad de aportarle, ese es el momento en el que te presentas. Recuerdo que con 16 años Beltrán Pérez me dijo que me tenía que meter en Nuevas Generaciones. Aquel fue el primer ofrecimiento que me hicieron en política y al cabo de los años, cuando vine del extranjero, dije ahora es el momento.

Lo mejor y lo peor de ser alcalde.

Lo mejor es cuando un niño va por la calle y te dice con una sonrisa muy grande «adiós, alcalde» con mucha ilusión. Lo peor, muchas cosas, la principal, la cantidad de papeles que se firman sin la correspondiente fiscalización de una persona que esté a tu lado y que te diga que todo lo que tienes a la firma está correctamente, y que uno de esos papeles acabe siendo portada de ABC no porque te hayas llevado dinero sino porque no has seguido el procedimiento administrativo correspondiente, y no porque tú no hayas querido que se siga sino porque el técnico de turno no lo ha seguido pero tú lo has ratificado con tu firma. Si eso te pasa, acabas empañando tu vida particular porque la gente confunde los términos.