Las ventas deben vender el 80% para no perder dinero con las cestas espectaculares que organizan cada año
Las ventas deben vender el 80% para no perder dinero con las cestas espectaculares que organizan cada año - EFE
SORTEOS

Cien mil papeletas: menos de 15.000 euros de beneficio

Las ventas de carretera de la provincia que incluyen las cestas de Navidad más espectaculares de Sevilla deben vender sobre 80.000 números para no perder dinero

SEVILLAActualizado:

La N-4 que une Jerez con Dos Hermanas es una ruta que siempre ha soportado una gran afluencia de tráfico de vehículos. Las ventas que su ubican en sus márgenes saben que esta carretera es un acicate para sus negocios.

Desde hace varios años, dos de las más simportantes organizan espectaculares cestas de Navidad que incluyen varios coches, apartamentos y un sinfín de regalos que se sortean a inicios de año.

Que la papelete sea agraciada supone una enorme alegría para el ganador, que ve cómo rápidamente se incrementa el patrimonio gracias a los vehículos y viviendas sorteadas.

Este hecho puede suponer un «problema» para el ganador y para evitar pagar los impuestos que genera este incremento patrimonial, algunas ventas que organizan estas cestas incluyen el valor de los impuestos que debería pagar.

Así, Raúl Galán, el propietario de la Venta del Pan, reconoce que «pagamos los impuestos del ganador, que este año son 34.672 euros», un cheque que aparece en gran tamaño en el interior del establecimiento.

Esta cantidad permite que el ganador no tenga que pagar nada extra en concepto de IRPF, cambio en la titulación del piso y matriculación de los vehículos. «Si le toca a alguien, esa es la cantidad que tiene que abonar, pero como le damos un cheque por ese importe, no paga nada», comenta Galán.

Por su parte, en la Venta El Paisano el tema de los impuestos es diferente. Los premios son mayores (una autocaravana para siete personas, un Ford Kuga, un Fiat 500, una motocicleta BMW R1200, un crucero por el mediterráneo, un año de hipoteca, entre otros) pero los impuestos los paga el que se lleva el premio.

«El año pasado, por ejemplo, la familia que consiguió la cesta sólo pagó 1.800 euros, porque las condiciones sociales eran especiales en función de los ingresos brutos, el número de hijos, si se encontraba en paro... Creo que esa cantidad es irrisoria comparada con lo que te llevas a casa», reconoce Luis Cadenas, propietario de la Venta El Paisano.

En ambos casos, la Junta les exige el 20% del valor de lo que se pone en juego en cocepto de impuestos, además, exige una fianza del 10% para evitar problemas futuros. Además, la administración andaluza «nos exige tenerlo todo comprado para que nos dé la licencia para poder poner a la venta el piso», dice Galán.

En total se ponen en juego (y se venden todas) cien mil papeletas (del 0 al 99.999) porque además de que se basan en el sorteo de la ONCE, necesitarían un notario y un permiso especial para superar esa cantidad.

El precio es de 5 euros, con lo que el importe total que genera la venta de estas cien mil papeletas es de medio millón de euros. A partir de ahí se planifica la cesta.

Sabiendo que se vende la totalidad, cada venta elabora su lista si bien ambos coinciden en que a partir de 75.000 billetes vendidos se consigue beneficio. Es decir, sobre unos 13.000 euros al año por cada cesta.

«Es una inversión muy importante la que llevamos a cabo para que cada año sea más sorprendente y engache más a los clientes", asegura Luis Cadenas, de El Paisano.

«Este es nuestro tercer año. Empezamos haciendo una rifa de un jamoncito en el bar pero como tenemos tanta clientela y llegaba tanta gente empezamos a crecer hasta poner a la venta los cien mil números», comenta Raúl Galán.

«Para nosotros es una línea más de negocio, los 14.000 euros de beneficio da por lo menos para pagar la nómina a un camarero, pero nuestro fuerte es la propia venta, los desayunos, los almuerzos...», apuntilla Cadenas.

Por su parte, Galán reconoce que «tengo que llegar a 78.000 papeletas vendidas para que me salga el porcentaje, para decir que ya estoy cubierto. El valor de la cesta con los impuestos y demás se nos va a 413.000 euros, por lo que tengo que llegar a esa cifra».