Provincia

A prisión por el homicidio de la vecina de Pilas

Enrique R. R. se acoge a su derecho a no declarar ante la juez

Lugar donde se encontró el cuerpo
Lugar donde se encontró el cuerpo - ABC

El hombre detenido por la muerte de una mujer en Pilas, cuyo cuerpo fue hallado el domingo en un olivar con dos cortes de arma blanca en el cuello, pasaba este martes a disposición judicial. La juez del Primera Instancia e Instrucción 1 de Sanlúcar la Mayor decretaba el ingreso en prisión provisional -comunicada y sin fianza- para el sospechoso. Fuentes del TSJA confirmaban que está siendo investigado por un delito de homicidio.

El detenido, identificado como Enrique R. R., de 34 años, fue arrestado el domingo pocas horas después de ser hallado el cadáver de Ana María Morales, que tenía 50 años. Él había sido quien dio la voz de alarma a la Guardia Civil y los condujo hasta el cuerpo de la finada. A los agentes les contó que había sufrido heridas por pelear contra dos hombres que dejaron el cuerpo en mitad del campo. Detalló que viajaban en una furgoneta blanca y que eran rumanos.

Esa información fue puesta en cuarentena por los investigadores, que no les cuadraba el relato que hacía este hombre, según fuentes del Instituto Armado consultados por ABC. Finalmente lo detuvieron el mismo domingo como único sospechoso de la muerte de Ana María Morales, con quien no guardaba ningún tipo de relación, aunque se conocían.

Otra vecina que fue abordada

Antes de ordenar la detención, los agentes recabaron el testimonio de otra vecina que había sido también abordada de manera violenta por Enrique R. R. Una forma de actuar que llevó a los agentes a sospechar de él y acabar arrestándolo.

Este martes ante la juez se ha acogido a su derecho a no declarar. Por su parte la instructora levantaba el secreto de sumario. La investigación se centra en el «análisis de distintas pruebas, los resultados de la autopsia de la fallecida y los datos que puedan proporcionar los testigos que se encontraban en el entorno en el momento del suceso».

Fuentes del TSJA añaden que del resultado de las pesquisas realizadas hasta ahora se descarta que el móvil fuera una agresión sexual.

La víctima, natural de la vecina Huévar del Aljarafe, llevaba más de veinte años en Pilas, donde regentaba un bar, estaba casada y tenía hijos y nietos. El alcalde relató a los medios que Enrique R. R. conocía a la víctima porque frecuentaba su establecimiento.

Toda la actualidad en portada

comentarios