José María Moreno con su libro en el estudio donde nace su obra
José María Moreno con su libro en el estudio donde nace su obra - ALEJANDRO HERNÁNDEZ
Lebrija

Dibujos a plumilla de un zapatero lebrijano

José María Moreno edita «El dibujo es la madre de todas las artes» con 260 de sus mejores trabajos

LEBRIJAActualizado:

Tener como referente artístico al pintor, anatomista, científico, escultor, filósofo, poeta e ingeniero renacentista Leonardo da Vinci es una de las opciones más enriquecedoras a las que se puede acoger un artista, ya sea profesional o aficionado. Tener como ejemplo a alguien que llegó a afirmar que «la belleza perece en la vida, pero es inmortal en el arte» solo puede aportar visiones positivas a ese artista. Así lo entiende José María Moreno, lebrijano de 67 años de edad, dibujante aficionado, dependiente de calzados desde los 10 años y propietario de zapaterías de éxito en la ciudad y en Sanlucar de Barrameda.

Después de tres años dibujando, Moreno se ha decidido por publicar y editar sus trabajos en un libro que ha titulado con otra de las frases de su admirado Leonardo da Vinci: «El dibujo es la madre de todas las artes». El prólogo lo firma el periodista y escritor Nicolás Salas, y la introducción, el profesor de Historia Antonio Vargas.

«Tenía una colección tremenda de dibujos, demasiados para montar una exposición, así que decidí agruparlos todos en un libro», explica a ABC de Sevilla el autor. Suman un total de 260 dibujos realizado a plumilla, divididos en once series que se presentan a lo largo de 368 páginas que también incluyen una amplia autobiografía de José María Moreno y su familia, reflexiones del propio artista y un capítulo titulado «Conociendo al autor y su obra» en el que destacados profesionales resaltan la personalidad y el buen oficio de Moreno.

En las «Reflexiones», Moreno apuesta por regresar al dibujo y profundiza en las diversas técnicas de esta disciplina artística desde un punto de vista formativo «ideal para jóvenes que saben dibujar», señala el autor cuya formación artística es autodidacta además de dos años formándose en grabado en la Escuela de Arte de Sevilla.

Buscando siempre la perfección

El artista, apoyándose en el título del libro y la idea de Da Vinci, subraya que «todos los artistas, gráficos, escultores, pintores, arquitectos, deben saber dibujar» y puntualiza en relación a la disciplina que practica que «la plumilla es complicada, no tiene borrado en el trazo». Su metodología de trabajo comienza con el dibujo de un boceto a lápiz «que luego voy pasando y perfilando a tinta». Si el dibujo se toma en la calle, posteriormente se repasa y retoca en el estudio. «La mayor dificultad es la paciencia y ponerle mucho amor buscando siempre la perfección», indica el dibujante lebrijano.

De las once series de dibujos la más abundante es «Trocitos de Lebrija». Estos trabajos rompen la tradicional imagen que se presenta de los rincones de la ciudad en dibujos tradicionales y antiguos, «hay cosas que jamás se han dibujado» comenta Moreno del que dicen que es el dibujante que más ha plasmado Lebrija en su obra. Entre estos dibujos algunos muestran notas de color, saliéndose de la tónica general del blanco y negro.

El libro incluye una serie dedicada a la aviación. Esta afición de José María Moreno se ve reflejada en la serie «Los caballeros del aire» donde aparecen personajes legendarios de la aviación junto con los aparatos más famosos de las primera y segunda guerras mundiales, y de la Guerra Civil española.

El libro se completa con las series de dibujos sobre cristos; retratos familiares, de amigos y de celebridades; homenaje a la mujer; imágenes sociales; fantasías; toros; paisaje rural y flora; y culmina con «Estudios y bodegones» donde, aquí sí, el color tiene presencia y protagonismo.