Pantano de Aracena
Pantano de Aracena - J.M. BRAZO MENA

Los espectaculares saltos de agua de los pantanos de Sevilla

Las continuas borrascas que han azotado a la provincia de Sevilla, han propiciado que las reservas en los pantanos alcancen los 560,30 hectómetros cúbicos

SEVILLAActualizado:

Las continuas borrascas que han azotado a la provincia de Sevilla, ha propiciado que las reservas en los pantanos que abastecen a Sevilla y su entorno (Aracena, Zufre, La Minilla, El Gergal y Melonares), alcancen los 560,30 hectómetros cúbicos, lo que indica que se encuentran al 95,6 por ciento de su capacidad de embalse, y desalojando agua, tanto por los desagües de fondo, por las salidas de las centrales hidroeléctricas, y por las compuertas, constituyendo un bello espectáculo de «cataratas» que se repite en muy escasas ocasiones

Según datos registrados por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), el pantano de Melonares, situado entre los términos municipales de El Pedroso y Castilblanco de los Arroyos, en pleno cauce del río Viar, en la comarca de la Sierra Norte sevillana, es el que más capacidad de almacenamiento tiene, 188 hectómetros cúbicos, encontrándose en la actualidad totalmente lleno, por lo que está desembalsado un caudal de 9,11 metros cúbicos por segundo, mostrando un plástico espectáculo a los visitantes que circulan por la antigua carretera C-433.

Las presas que se apostan en el río Rivera de Huelva, se encuentran igualmente desaguando. El pantano de Aracena, que se encuentra al 93,04 por ciento de su capacidad, está desalojando 9,41 metros por segundo por el desagüe de fondo, pudiéndose contemplar el espectacular desembalse, desde la carretera que discurre desde el pantano hasta Cala. La presa de Zufre, también en la Sierra de Huelva, que acumula 164,49 hectómetros cúbicos, se encuentra al 93,28 % de su capacidad, mientras desaloja 8,58 metros cúbicos por segundo.

Los otros embalses que abastecen a la capital hispalense, el de La Minilla, -situado entre los municipios de El Castillo de las Guardias, El Garrobo y El Ronquillo-almacena 53,27 hectómetros cúbicos y está al 92,16 % de su capacidad, desaguando 4,91 metros cúbicos por segundo; El Gergal, también en la provincia sevillana, alberga 35,58 hectómetros cúbicos encontrándose totalmente lleno( al 100 por cien), soltando un caudal de 14,21 metros por segundo, conformando otra interesante cascada en el río Rivera de Huelva.

Este espectáculo del desembalse, ha sido posible a la pluviometría registrada en las presas de Sevilla que en el mes actual suma un total de 1385,8 litros por metro cuadrado, más de la mitad que durante todo el año hidrológico que contabiliza 2540,7 litros. Así, el embalse de Aracena, con 346,1 l/m2, es donde más precipitaciones han caído, en este mes. La Minilla ha recogido 294 litros; en menor medida Zufre, con 275,3 litros y El Gergal 235,1 mientras que la presa de Melonares ha sido la menos receptora de lluvias, con 234 litros por metro cuadrado, según la CHG.

En cuanto a los recursos turísticos-recreativos de dichos pantanos, se da la circunstancia que sólo los de Aracena y Zufre, en la provincia de Huelva, disponen de zonas de recreo para los visitantes, como pesca, navegación, baño, áreas de barbacoas, pic-nic y restaurante. El resto de los embalses que abastecen a la capital hispalense, (La Minilla, El Gergal y Melonares, en la provincia sevillana), carecen de dichos usos de ocio, según informa la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, encargada de estas obras hidráulicas.

Centrales hidroeléctricas

Otro de los elementos de interés que se pueden contemplar funcionando en algunos de estos pantanos, durante los desembalses, son las centrales para producir energía eléctrica. En la presa de Aracena el desagüe actualmente se está produciendo por la salida de la central hidroeléctrica, que entró en servicio en 1990, y tiene una potencia instalada de 4.570 kW. Zufre, dispone de otra salida a través de otra central, que entró en servicio en 1996. La torre de toma de la Minilla está directamente conectada a otra central y a un canal de transporte de 64 km de longitud, que por gravedad lleva el agua hasta la ETAP El Carambolo.