Las galerías configuran una gigantesca obra de ingeniería que se remonta al periodo romano
Las galerías configuran una gigantesca obra de ingeniería que se remonta al periodo romano - ABC
Patrimonio

La exploración de las galerías subterráneas de Carmona suma 300 metros más

El objetivo es topografiar el conjunto, de dimensiones kilométricas para garantizar su conservación

CarmonaActualizado:

La exploración del subsuelo de Carmona sigue ganando metros de conocimiento al impresionante sistema de galerías y conducciones creados para el suministro de aguas y que se remontan a época romana. La nueva fase ha permitido la exploración de 300 metros de galerías de las minas subterráneas.

En esta ocasión se ha avanzado en la zona de la Huerta del Cura, donde ha sido posible hacerlo por el vaciado de un pozo en la zona. Los exploradores querían seguir avanzando más pero el taponamiento de un pozo, les ha impedido seguir. Esta es una circunstancia que se repite en muchos casos y que dificulta el conocimiento del sistema completo de galerías.

Al menos ha quedado topografiado un nuevo tramo en el que se mantienen las características de la construcción de lo que puede considerarse un gigantesco acueducto subterráneo que captaba agua de los veneros de la zona para conducirla a lugares en los que se aprovechaba para el consumo humano. No se trata sólo del uso del agua para beber, sin que por ejemplo se empleaba para llenar las piscinas de unas termas romanas, según los hallazgos realizados en el yacimiento de la Plaza de San José y su conexión con el sistema de galerías. En fases anteriores ya se han descubierto en estas galerías subterráneas estructuras constructivas de miles de años, como arcos de medio punto o revestimientos de ladrillo, extremo que confirmaba el origen romano de estas canalizaciones.

 Estos hallazgos son posibles gracias al convenio firmado en 2016 entre el Ayuntamiento y la Asociación Andaluza de Exploraciones Subterráneas con el objetivo de conocer con detalle por dónde discurren estas canalizaciones y la realización de la planimetría de sus trazados. Con estos datos se pueden adoptar medidas preventivas oportunas para su conservación, como puede ser su inclusión en el Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico. Hay que tener en cuenta que las galerías discurren en buena parte por el casco histórico de Carmona y que en muchas de sus casas hay pozos abiertos a ellas que usaban el agua para el suministro doméstico. Esto supone el riesgo de que a través de ellos se viertan escombros u otros materiales que taponen las galerías y la circulación de agua en su interior.