Dos agentes de la Guardia Civil inspeccionan los vehículos quemados en la madrugada de este martes - Vanessa Gómez

La guerra del taxi llega a la máxima tensión con el incendio intencionado de nueve vehículos de Cabify

El fuego provocado en un alojamiento turístico de Castilblanco pudo haberse propagado a las casas rurales donde pernoctaba más de una veintena de personas

Castiblanco de los ArroyosActualizado:

La guerra del taxi ha escalado a límites que hasta este martes no se habían visto en Sevilla con la quema intencionada de nueve vehículos que ofrecen el servicio de alquiler con conductor. Un fuego que ya está siendo investigado por el equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de La Rinconada y que además de dejar cuantiosos daños materiales, también ha puesto en riesgo la vida de más de una veintena de personas que dormían a escasos metros del foco de las llamas.

La flota de vehículos incendiada había llegado el sábado para reforzar el servicio que ofrece la empresa Cabify que cuenta en Sevilla con 20 vehículos de transporte concertado (VTC). Los coches, de gama media-alta tipo Opel Insignia, procedían de Madrid y llegaron a la provincia para dar cobertura a la demanda que se genera con motivo de la Feria de Abril.

El refuerzo incluía 24 conductores que instalaron su base en un alojamiento rural de la localidad de Castilblanco de los Arroyos, de nombre la Villa Rural, y que está a más de 40 kilómetros de la capital. Los conductores se habían repartido en dos turnos de trabajo de mañana y noche.

Cuando se originó el fuego, pasadas las 2.30 de la mañana de este martes, había trece conductores en las instalaciones turísticas pernoctando ya que no comenzaban a trabajar hasta las cinco. También estaban alojadas dos familias de Madrid, compuestas por cinco adultos y dos niños, que salvaron sus vehículos por los pelos. «Sólo escuchamos un estallido y no dio tiempo a más. Cuando salimos había una gran bola fuego en el aparcamiento». Este vecino de Madrid atendía a ABC momentos antes de iniciar su viaje de regreso. «Sabían a lo que venían porque eligieron los coches».

Dos familias de turistas de Madrid salvaron sus vehículos por los pelos: «Sabían a lo que venían porque eligieron los coches que quemaron»

Nadie quiere señalar directamente al gremio de taxistas porque no hay testigos directos que vieran al autor o autores del incendio, pero no se baraja ninguna otra hipótesis que no esté relacionada con la guerra declarada por el sector a los VTC y a empresas como Cabify.

En la explanada que sirve de entrada al establecimiento hotelero donde estaban los coches había diez vehículos de cuatro empresas que trabajan para Cabify y otros dos propiedad de los turistas. El fuego comenzó en la parte delantera de ocho coches a los que rociaron algún acelerador como gasolina para que ardieran con facilidad. Otro de los taxis privados sólo sufrió daño en un lateral. «Estaba junto a los coches de las familias que estaban hospedadas y no quisieron que el fuego alcanzara a esos turismos. Querían dañar sólo a nuestros vehículos», señala Miguel Jiménez, uno de los conductores llegados de Madrid.

El fuego se quedó a escasos metros de varias viviendas y casas rurales
El fuego se quedó a escasos metros de varias viviendas y casas rurales- Vanessa Gómez

De los diez coches objetivo de los pirómanos sólo se salvó uno. «Unos compañeros que estaban fumando un cigarro fuera de su habitación escucharon un estruendo y al momento vieron las llamas y el humo». Así es como los huéspedes de la Villa Rura se percataron de que algo no iban bien.

Cerraron el acceso principal de la finca

Cuando acudieron a sofocar el fuego, «el compañero vio que su vehículo no estaba ardiendo y lo sacó rápidamente». Este conductor que pudo evitar que las llamas devoraran su turismo ha arrojado otro detalle trascendente a la Guardia Civil. Cuando llegó al único acceso que tiene la finca, vio que la cancelada estaba cerrada cuando debía estar abierta. Forzó un candado con una piedra, logró abrir y salir al exterior.

El dueño del establecimiento, Fernando López, ha confirmado que el acceso lo había dejado abierto. «Como tenían que entrar y salir a horas de madrugada por los turnos que hacen decidimos dejar la puertade entrada abierta. Me han enseñado una cadena que había puesta anoche en la cancela y esa no es la mía. Cerraron a propósito».

Este empresario de Castilblanco estaba conmocionado por lo ocurrido aunque atendía a los periodistas que acudieron a la noticia con suma exquisitez. Su negocio lleva funcionando 17 años y nunca había vivido algo parecido. Su residencia está dentro de la finca y de haberse propagado las llamas hasta los alojamientos y su casa podían haber corrido un serio riesgo tanto él como su mujer.

Las llamas estuvieron muy cerca de alcanzar dos viviendas vecinas y de propagarse a las casas rurales del alojamiento

«Por suerte había llovido los días antes y mantenemos la zona del aparcamiento limpia de matojos y con la arboleda controlada, pero las llamas han quemado un árbol y han estado muy cerca de llegar a las viviendas. Allí viven 17 familias ¡por dios!». Fernando señala a un conjunto de viviendas que lindan con su parcela y que está a menos de tres metros de uno de los coches calcinados.

Sobre las 12.30 horas llegaba la Policía Judicial para acordonar la zona y realizar una primera inspección ocular. El equipo de especialistas de incendios de la IV Zona de la Benemérita será el encargado de analizar pormenorizadamente cómo provocaron el fuego y si hay alguna pista que ayude a identificar a los autores.