José Manuel Martínez Pozo, trabajador municipal que no cobra desde junio
José Manuel Martínez Pozo, trabajador municipal que no cobra desde junio
ALJARAFE

Huévar, con 2.800 habitantes, llegó a tener 345 empleados municipales cuando era alcalde el actual director de Empleo de la Junta

Lo denuncia el presidente del comité de empresa, que pide un catálogo de puestos de trabajo que defina las funciones de cada uno. El Ayuntamiento no paga las nóminas desde junio, provocando situaciones angustiosas

HUÉVAR DEL ALJARAFEActualizado:

La localidad de Huévar del Aljarafe está viviendo desde este verano uno de sus peores momentos de los últimos años. A consecuencia de un sobredimensionamiento del personal municipal contratado que se remonta al año 2007, este Ayuntamiento se ha quedado sin fondos para poder pagar a sus trabajadores.

Recientemente, y gracias al Fondo Extraordinario de Anticipos Reintegrables (FEAR) provenientes de la Diputación de Sevilla han obtenido 640.000 euros, con los que el Ayuntamiento de Huévar del Aljarafe ha podido liquidar las nóminas de los trabajadores, que estaban pendientes del año 2010 y del 2013. Pero este año ya acumula 6 nóminas sin pagar.

José Manuel Martínez es el presidente del comité de empresa de los trabajadores municipales y trabaja como encargado de mantenimiento de electricidad desde hace casi 14 años. Él es uno de los afectados por lo que está ocurriendo en la localidad.

No cobran desde junio

«Actualmente se deben las nóminas desde el mes de junio, y aunque hemos intentado que nos descuenten de la deuda los impuestos que recauda el Opaef, no ha sido posible», comenta.

«Por el momento no hay nada seguro, pero tienen intención de pagar antes de las Navidades una cantidad para poder rebajar la deuda que se acumula», comenta José Manuel Martínez, que asegura que ha llegado a haber una plantilla de 345 personas contratadas –de las que a día de hoy se han reducido hasta las 140-, en un pueblo que no llega a 2.800 habitantes.

Otro de los problemas es que «ha habido gente que ha sido contratada por decreto de Alcaldía a las que se les paga por otras vías y no pasan por nómina», comenta José Manuel Martínez a ABC Provincia.

Según manifiesta su nueva alcaldesa, Áurea María Borrego (PSOE), el Ayuntamiento está trabajando para reducir los gastos de personal del presupuesto, el de personal y que hoy es el único en el que no se ha cumplido lo que estaba previsto en el plan de ajuste a que obliga el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, y que su incumplimiento les puede acarrear sanciones o retenciones de ingresos

Por su parte, María Eugenia Moreno, portavoz del PP, achaca esta situación a «una mala gestión del anterior equipo de gobierno, muchos años de despilfarro, derroche sin control, una política de clientelismo, y tan sólo está en mano de la nueva alcaldesa denunciar lo que se ha hecho cuando estaba de alcalde, Rafael Moreno». El ex alcalde socialista fue respescado por Susana Díaz como director general de Empleo de la Junta de Andalucía

Catálogo de trabajo

«Tras nueve meses intentando reunirnos con el equipo de gobierno, finalmente lo hicimos el 9 de septiembre, con la intención de poder llegar a un acuerdo. Pedimos un catálogo de puestos de trabajo donde se especifiquen las personas necesarias para desarrollar las diferentes funciones en el Ayuntamiento, de la que aún no hemos obtenido respuesta por su parte», comenta el presidente del comité.

Los habitantes prefieren no hablar públicamente ni han protestado «tal vez por temor de que en un pueblo tan pequeño ello pueda repercutir en su trabajo», comenta José Manuel. Pero la situación es muy difícil en una localidad donde los establecimientos han de fiar sa veces sus productos y no consiguen las ventas deseadas. «Si la situación no mejora, nos vemos abocados al cierre», comenta un empresario local.

Una vecina confiesa que su hijo se ha ido a vivir a su casa, porque no pueden afrontar los gastos que conlleva una vivienda, lo que se suma a la hipoteca. «Tenemos que adaptarnos como podemos para llegar a fin de mes con nuestra pensión, pero hay personas que no tienen eso siquiera», dice la hervense. Ha habido familias que no han podido hacer frente al pago de las facturas del agua y de la luz, y la ayuda por parte del consistorio no ha llegado antes del corte del suministro.

Otros vecinos de la localidad, con su propia plaza fija sacada, se están planteando la posibilidad de irse a trabajar fuera de la localidad, «donde sea», ya que la situación en el pueblo «es insostenible», aseguran.