Uno de los ejemplares que resultó muerto tras arrollar un tren un rebaño de cabras
Uno de los ejemplares que resultó muerto tras arrollar un tren un rebaño de cabras - C.G.
ARAHAL

El informe del accidente de tren en el que resultaron muertas 25 cabras exculpa al pastor

Una de ellas se asustó y comenzó a correr, siguiéndola varias más del rebaño, y entrando en la vía al mismo tiempo que pasaba el tren

ArahalActualizado:

El informe elaborado por la Guardia Civil tras ser arrollado un rebaño de cabras el pasado viernes en Arahal por un tren que hacía el recorrido entre Sevilla y Almería es claro: el cabrero es inocente, y todo se debió a un accidente, que se produjo cuando uno de los animales se asustó, comenzó a correr, otros le siguieron y se produjo el suceso.

Los agentes han elaborado un informe sobre el accidente en base a la investigación realizada en el mismo lugar de los hechos, que cita que el cabrero estaba haciendo su trabajo con toda normalidad, por un camino perfectamente habilitado para ello, con la mala suerte de que una de las cabras se asustó y comenzó a correr, siguiéndola varias más del rebaño, y entrando en la vía al mismo tiempo que pasaba el tren.

La declaración del responsable del rebaño coincide en todos los puntos con la del maquinista, que declara en el mismo informe que todo se debió a un accidente, y que en ningún momento las cabras estaban caminando por la vía, sino que irrumpieron bruscamente, sin tiempo para poder frenar el convoy, que se detuvo a unos 400 metros del lugar del primer impacto.

De esta forma, la Guardia Civil entiende que el cabrero es totalmente inocente, y así lo ha trasladado al juzgado. El responsable del rebaño no tendrá que responder a acusación alguna, aunque para cerrar este caso hay que esperar a si Adif, el administrador de la vía, presenta alguna denuncia. Si no es así, el asunto quedará archivado.

El tren que circulaba el viernes a la altura de Arahal tras salir de Sevilla a las 17.56 horas camino de Almería arrolló un rebaño de cabras que cruzaba la vía bajo un puente de la A-92, de las que 25 resultaron muertas.

Los cuerpos de los animales quedaron esparcidos por la vía y tuvieron que ser recogidos en máquinas excavadoras, ante la presencia de agentes de la Guardia Civil que supervisaron la operación, mientras técnicos de Adif comprobaban el estado de la vía para corroborar que quedaba despejada.

La máquina fue objeto de una revisión y limpieza en la estación de Arahal, y los 77 pasajeros pudieron ser transbordados sin problemas.