La consejera de Salud, Marina Álvarez, ha confirmado que la muerte del obrero se produjo por un golpe de calor
La consejera de Salud, Marina Álvarez, ha confirmado que la muerte del obrero se produjo por un golpe de calor - ABC
EN MORÓN DE LA FRONTERA

El peón caminero murió de un golpe de calor mientras asfaltaba a 40 grados y soportaba temperaturas de 180

El finado estuvo expuesto a temperaturas extremas que alcanzan los 180 grados durante el vertido del asfalto

Es la tercera víctima en Andalucía por las altas temperaturas desde que arrancó el verano, según confirma Salud

SEVILLAActualizado:

La consejera de Salud, Marina Álvarez, ha confirmado este viernes que la muerte del peón caminero fallecido mientras asfaltaba en la carretera A-406 se debió a un golpe de calor. Una posibilidad que ya daban prácticamente como segura los sindicatos debido a las circunstancias en las que se produjo el accidente laboral; si bien fueron cautos a la espera de que se hiciera la autopsia a la víctima.

Rafael Luque tenía 54 años, estaba casado y tenía dos hijos. El pasado miércoles estaba trabajando a pie de carretera, entre las localidades de Morón de la Frontera y Pruna, cuando comenzó a sentirse mal. Los compañeros avisaron a los servicios de emergencia que no pudieron hacer nada por él, tan sólo certificar su defunción pasadas las nueve de la noche.

A Rafael lo describen algunos compañeros como un hombre fuerte, corpulento y sano. Los sindicatos CCOO y UGT rápidamente relacionaron su muerte con las altas temperaturas que soporta estos días la provincia.

El finado estuvo expuesto a temperaturas extremas que alcanzan los 180 grados durante el vertido del asfalto. A ese calor infernal se sumó un ambiente asfixiante que rondaba los 40 grados sobre las nueve de la noche, cuando se produjo la llamada de los compañeros de Rafael a los servicios de emergencia.

Tercera víctima del calor

La consejera, en declaraciones a los periodista en Sevilla, ha afirmado que con este caso de Morón «son ya tres los registros» en Andalucía en esta temporada, al tiempo que ha señalado que «se necesita una encuesta epidemiológica muy exhaustiva para saber que finalmente esta ha sido la causa del fallecimiento de una persona».

Álvarez ha eludido responder sobre la responsabilidad que pudo tener la Junta de Andalucía a la hora de vigilar si la empresa que tenía contratado a Rafael cumplía las normas de seguridad, ya que se trata de una obra pública promovida por la Administración andaluza. Tan sólo ha indicado «que ahora se llevarán a cabo todas las investigaciones que sean necesarias».

UGT ha denunciado a la empresa constructora Maygar por incumplir el convenio del sector que rige en la provincia, en el que se especifica que la jornada de verano es intensiva. Además la central advertía que esa sociedad lleva tiempo en su objetivo porque tiene «serias dificultades para el cumplimiento de la normativa».