La carretera donde estaba asfaltando el trabajador cuando sufrió el golpe de calor
La carretera donde estaba asfaltando el trabajador cuando sufrió el golpe de calor - ABC

Un juzgado de Morón abre diligencias por la muerte del peón provocada por un golpe de calor

CCOO recibe un aluvio de denuncias anónimas de otros trabajadores del sector que apuntan a incumplimientos graves

SEVILLAActualizado:

La consejera de Salud, Marina Álvarez, confirmaba ayer que la muerte del peón caminero que se desvaneció cuando asfaltaba la carretera A-406, se debió a un golpe de calor. Una posibilidad que ya daban prácticamente como segura los sindicatos debido a las circunstancias en las que se produjo el accidente laboral; si bien fueron cautos a la espera de que se hiciera la autopsia a la víctima.

El asunto ha pasado a manos de la Justicia que debe determinar si hubo irregularidades que determinaron el trágico desenlace. El juzgado nº 1 de Morón ha abierto diligencias, confirmaba a este periódico CCOO. Su secretario de Acción Sindical en Sevilla, Carlos Aristu, añadía que están recabando datos sobre lo ocurrido el miércoles y sobre la empresa (Maygar) para la que trabajaba la víctima. La intención de la central es personarse en el procedimiento y ejercer la acción popular.

Rafael Luque tenía 54 años, estaba casado y tenía dos hijos. El pasado miércoles estaba trabajando a pie de carretera, entre las localidades de Morón de la Frontera y Pruna, cuando comenzó a sentirse mal. Los compañeros avisaron a los servicios de emergencia que no pudieron hacer nada por él, tan sólo certificar su defunción pasadas las nueve de la noche.

Los sindicatos CCOO y UGT rápidamente relacionaron su muerte con las altas temperaturas que soporta estos días la provincia. El finado estuvo expuesto a temperaturas extremas que alcanzan los 180 grados durante el vertido del asfalto. A ese calor infernal se sumó un ambiente asfixiante que rondaba los 40 grados. Con la muerte de este peón caminero «son ya tres los registros (casos)» en Andalucía en esta temporada estival, indicaba la consejera de Salud.

Visitas a centros de trabajo

La muerte de este vecino de Arahal ha provocado un aluvión de denuncias anónimas de compañeros del sector que se están dirigiendo al sindicato CCOO para poner encima de la mesa incumplimientos constantes en materia de jornada, remuneración y derechos recogidos en el convenio marco de la construcción en Sevilla. Esto ha provocado que el sindicato haya acudido a varios centros de trabajo a petición de los trabajadores.

Rafael Luque estaba trabajando desde por la tarde cuando sufrió el golpe de calor a pesar de tener reconocida la jornada intensiva. Debió haber parado a las 14.30 horas. «Esa jornada se está incumpliendo en Sevilla de forma sistemática en muchas obras, tanto grandes como pequeñas», señalan desde CCOO, que ha pedido que se convoque una reunión en la que estén representados los sindicatos, la patronal de la construcción, la Inspección de Trabajo, la Junta y la Subdelegación del Gobierno para abordar «de forma inmediata» estas irregularidades.

Por su parte, UGT ha optado por la vía laboral y ha denunciado ante la Inspección a la empresa constructora Maygar por incumplir el convenio. Además la central advertía que esa sociedad lleva tiempo bajo sospecha porque tiene «serias dificultades para el cumplimiento de la normativa».

La consejera Marina Álvarez eludió responder sobre la responsabilidad que pudo tener la Junta a la hora de vigilar si la empresa cumplía las normas de seguridad, ya que se trata de una obra pública promovida por la Administración andaluza. Tan sólo indicó «que ahora se llevarán a cabo todas las investigaciones que sean necesarias».

El caso saltaba también ayer al Congreso. El diputado de Unidos Podemos por Sevilla, Miguel Ángel Bustamante, anunciaba que su formación había registrado una pregunta dirigida al Gobierno de la Nación para que responda: «Si tiene conocimiento de los sucesos, que los investigue, y después que aplique medidas para garantizar la seguridad de los trabajadores en los tajos».