El cangrejo rojo es clave para la economía de Isla Mayor
El cangrejo rojo es clave para la economía de Isla Mayor - EFE
Motor económico

Una oportunidad perdida para el sector del cangrejo rojo en Isla Mayor y el Bajo Guadalquivir

Aunque se afronta la campaña con normalidad, hay indignación ante los votos socialistas que han tumbado la propuesta del PP en el Congreso para modificar la ley que regularizaría su pesca

Isla MayorActualizado:

Una ocasión perdida. Así es como ven en Isla Mayor, cuya economía depende de la industria del cangrejo rojo, lo ocurrido esta semana después de que la Ejecutiva federal del Partido Socialista decidiese votar en el Congreso en contra de una Proposición No de Ley para reformar la Ley de Patrimonio Natural y Diversidad y permitir la pesca del cangrejo rojo americano.

La Proposición No de Ley, presentada por el PP, pero previamente consensuada con Ciudadanos y el PSOE, no salió adelante tras un cambio en la decisión de los socialistas, que decidieron oponerse, al igual que Unidos Podemos, echando por tierra la única oportunidad que tenía el sector para continuar con la pesca sin sobresaltos.

Sin embargo, a pesar del ambiente de decepción y enfado, los municipios de la comarca del Bajo Guadalquivir, encabezados por Isla Mayor, viven este nuevo revés «con calma». «El pueblo lo está viviendo con tranquilidad», explica Juan Molero, alcalde de Isla Mayor, que asegura que se sienten «respaldados» por el Plan de Control del Cangrejo Rojo en las Marismas del Guadalquivir, marco legislativo bajo el que se aplica actualmente a la actividad. Establecido de forma urgente por la Junta de Andalucía en 2016, que permite la extracción del cangrejo rojo para controlar su población, al tiempo que posibilita mantener la actividad de las empresas que se dedican a su explotación.

Aunque inquieta, la situación no provoca en el municipio isleño la «angustia» que, recuerda Juan Molero, supuso el conflicto desencadenado ante la sentencia del Tribunal Supremo que daba la razón a Ecologistas en Acción, y anulaba las excepciones que permitían la pesca y comercialización de este crustáceo y que obligó a la Junta de Andalucía a ordenar el Plan de Control actualmente vigente.

Trabajo de un año

«La campaña de este año se va a llevar a cabo con total normalidad», insiste el regidor, que lamenta que «el trabajo de todo un año se haya ido al traste» por lo que califica como una «cagada» de la Ejecutiva federal del Partido Socialista, al que pertenece.

«Hemos trabajado durante meses con diputados andaluces, la consejería de Medio Ambiente y Ordenación de Territorio y otras comunidades afectadas para que al final no sirva para nada», se lamenta Molero. Después de este «mazazo», explica, la intención del sector y del Ayuntamiento de Isla Mayor es «seguir presionando a las administraciones para que esta oportunidad se vuelva a dar». «El PSOE debe hacer los deberes y abanderar ese cambio, deben ser ellos los que presenten la modificación legislativa que nos ampare», solicita. Y, a pesar de sus críticas a la Ejecutiva federal, recalca que se han sentido «apoyados hasta el final» tanto por la Junta como por los diputados andaluces.

La secretaria general del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez, ha asegurado «defender siempre los trabajadores que viven de la pesca del cangrejo rojo y a un sector que es prácticamente el único sustento de vida de los vecinos de Isla Mayor» y ha anunciado que el grupo socialista en el Congreso ya está trabajando en «una nueva iniciativa en defensa de la pesca del cangrejo rojo y de otras especies técnicamente impecable«.

Superar las diferencias

De otro lado, Valentín Murillo, presidente de Pebagua, Asociación de la Pesca y Acuicultura del entorno de Doñana y el Bajo Guadalquivir, que agrupa a los productores de la comarca, afirma que, «se ha desaprovechado una buena oportunidad para dotar de mayor seguridad a los diversos sectores afectados». No obstante, observa que, después de escuchar las intervenciones de los representantes de los diferentes partidos el pasado 20 de junio en el Congreso, «podría existir un consenso sobre la cuestión esencial» y que las discrepancias se deben «a la forma de conseguir esos objetivos», lo que proporciona esperanza.

«Los productores instamos a los distintos grupos políticos a que superen las diferencias formales que pudieran existir para poder dotar de un marco jurídico estable y de futuro a todos los sectores afectados», asegura. «Nuestro sector, el de la pesca y transformación del cangrejo rojo, tiene una extraordinaria importancia en nuestra región, como ya se puso de manifiesto en las la proposiciones no de ley presentadas tanto en el Parlamento de Andalucía como en el Congreso de los Diputados», sentencia Murillo.

El «Procambarus clarkii», nombre técnico del conocido como cangrejo rojo, fue introducido a principios de los años 70 gracias al impulso por la Administración Central y las autoridades medioambientales de la época. Desde entonces, se ha desarrollado un próspero sector pesquero e industrial basado en la explotación de esta especie, que ya se encuentra naturalizada en la comarca de las marismas del Guadalquivir.

El municipio de Isla Mayor es el que concentra el mayor número de pescadores y donde se ubican el resto de las industrias, pero también hay cangrejeros en Coria del Río, La Puebla del Río, Los Palacios y Villafranca, Lebrija, El Cuervo y Utrera. La actividad supone un motor económico que proporciona sustento a cientos de familias de la comarca y llega a facturar 20 millones de euros anuales y a generar 180.000 jornales.