El embalse de Aracena, con 88 hectómetros cúbicos embalsados, supera el 65 por ciento de su capacidad
El embalse de Aracena, con 88 hectómetros cúbicos embalsados, supera el 65 por ciento de su capacidad - B. M.

Los pantanos de Sevilla se hallan al 68% de su capacidad, 15 puntos menos que hace un año

Las actuales reservas garantizan el abastecimiento para los próximos tres años

SEVILLAActualizado:

Los pantanos que abastecen de agua a la capital hispalense y su área de influencia, (Aracena y Zufre, situados en la provincia de Huelva; y La Minilla, El Gergal, y Melonares, en la de Sevilla) se encuentran al 68 por ciento de su capacidad (15 puntos menos que hace un año), con 407,2 hectómetros cúbicos de agua acumulados, según datos facilitados por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG).

De esta forma, la ausencia de precipitaciones ha propiciado un descenso notable de las reservas en los citados embalses, integrados en Emasesa, almacenando en la actualidad 80 hectómetros cúbicos menos que hace un año, aunque con el agua acumulada al día de hoy se garantiza el abastecimiento a Sevilla y su entorno hasta 2020, ya que el consumo mensual se sitúa en unos 10 hectómetros cúbicos.

Así, el pantano de Melonares, ubicado en los términos municipales de Castilblanco de los Arroyos, El Pedroso, Cazalla de la Sierra y Almadén de la Plata, es el que acumula la mayor cantidad de agua, con 133 hectómetros cúbicos, encontrándose al 71 por ciento de su capacidad; Zufre, en la Sierra de Huelva, con 123 hectómetros cúbicos, se encuentra al 70 por ciento; mientras que el de Aracena, también la provincia onubense, con 88 hectómetros cúbicos embalsados, supera el 65 por ciento de su capacidad.

Los otros embalses que abastecen a la capital hispalense, el de La Minilla —situado entre los municipios de El Castillo de las Guardas, El Garrobo y El Ronquillo—, almacena 42 hectómetros cúbicos y está al 72 por ciento de su capacidad, mientras que el de El Gergal, también en la provincia sevillana, suma 20 hectómetros cúbicos, encontrándose al 58 por ciento.

Aunque los datos no son alarmantes en dichos embalses, ya que según la CHG el estado de alerta significa una garantía de abastecimiento de tres años, la prealerta por sequía «ya empieza a bordearla» en otras áreas de la cuenca del Guadalquivir, como en las provincias de Jaén y Almería, además de varias zonas de Málaga, Córdoba y Granada, donde las lluvias se encuentran desde hace dos años por debajo de la media.

Para que las presas de abastecimiento a Sevilla y su área metropolitana lleguen a encontrarse en la misma situación que en mayo de 2016 (al noventa y tres por ciento de su capacidad de almacenamiento), debería producirse un periodo de abundantes y continuadas precipitaciones, al menos durante el resto del otoño y los primeros meses del invierno.