Diego Cañamero (izquierda) junto con el alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo
Diego Cañamero (izquierda) junto con el alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo - EFE
MARINALEDA

Marinaleda se va del Consorcio de Aguas sin pagar una deuda de 2,5 millones de euros

Para el líder de la oposición, el socialista Mariano Pradas, esta medida es una «barbaridad»

SEVILLAActualizado:

El pleno del Ayuntamiento de Marinaleda decidió en la tarde de ayer, con el voto en contra de los dos concejales socialistas de la oposición, salir del Consorcio de Aguas Plan Écija, como recogía uno de los veinte puntos del orden del día, quizás el más polémico de todos ellos.

Al pleno, que comenzó con ligero retraso, acudieron los dos ediles del PSOE y cinco de Izquierda Unida, si bien, dos de ellos se unieron a las votaciones cuando este ya había comenzado.

Por mayoría, el pleno decidió recuperar la municipalización del servicio del agua y asumir el pago de una deuda millonaria que supone rescindir el acuerdo suscrito hace un par de años entre el Ayuntamiento de Marinaleda y el propio Consorcio del Agua Plan Écija.

Hay que recordar que con esta decisión se pone en juego la estabilidad económica del Consistorio, puesto que el coste económico de esta decisión significa el abono de 2,5 millones de euros que deberá afrontar las arcas municipales.

De esa cantidad, 1,3 millones corresponde a la deuda antigua, a la que habría que añadir otros 1,2 millones de euros correspondientes a las inversiones realizadas por el Consorcio de Aguas Plan Écija en Marinaleda así como la parte proporcional por habitantes de las inversiones realizadas en la red de alta.

El líder de la oposición, el socialista Mariano Pradas, comentó durante el pleno que «nos fuimos en su día porque no podíamos asumir la deuda y ahora pretendes salir del Consorcio a pesar de que hay que abonar 2,5 millones de euros. Me parece todo esto una barbaridad».

Entre los argumentos esgrimidos por el regidor comunista está la voluntad de recuperar la municipalización, si bien recordó que ahora mismo «estamos negociando con el Consorcio para que no sea de por vida» este acuerdo.

En otro de los puntos del orden del día se debatía la adjudicación de 25 viviendas de autoconstrucción —habituales en este municipio— a diferentes familias y el nombre que va a llevar la barriada donde se ubican estas casas. El pleno aprobó, mayoritariamente, que este nuevo barrio se denomine Hugo Chávez.