La primera reunión del consejo asesor del «Año Cultural Abate Marchena»
La primera reunión del consejo asesor del «Año Cultural Abate Marchena» - A.F.
Cultura

Comienza a rodar en Utrera el «Año Cultural Abate Marchena»

Uno de los primeros pasos ha sido la constitución de un consejo asesor compuesto por 18 personas

UtreraActualizado:

Se trata de una de las figuras nacidas en Utrera que cuenta con una trayectoria más importante en el mundo intelectual, pero al mismo tiempo es un personaje casi desconocido para el gran público. José Marchena y Ruiz de Cueto; el Abate Marchena, nació en Utrera en el año 1768, por lo que en este año 2018 se cumplen 250 años de su nacimiento, una efeméride que el Ayuntamiento de Utrera va a conmemorar impulsando una programa de actos bajo el nombre de «Año Cultural Abate Marchena». 

Es un ciclo cultural que cuenta con la dirección de Cristóbal Ortega y para el que se ha creado un consejo asesor, compuesto por 18 utreranos pertenecientes a diferentes ámbitos de la localidad, que ya ha celebrado su primera reunión. Aparece como un órgano consultivo y de asesoramiento del alcalde de Utrera, que se ha creado de manera expresa para el diseño, la realización y la valoración de las diferentes actividades que articularán este ciclo cultural. 

El consejo está integrado por utreranos que han dirigido en diferentes épocas la delegación de Cultura, historiadores, periodistas, artistas, actores, técnicos municipales y diferentes personalidades de distintos ámbitos de la sociedad utrerana. 

Con motivo de la primera reunión de este consejo, que ha tenido lugar en los días iniciales del presente año 2018, también se ha presentado la imagen diseñada de manera específica para ilustrar este «Año Cultural Abate Marchena», que ha sido creada por la diseñadora utrerana Raquel Fernández, que está afincada en Madrid. Se ha pretendido que sea una recreación típica de la Ilustración, asegurando desde el propio consistorio utrerano que cuenta con la particularidad de que no aparece ningún rostro, al no haber quedado para la posteridad ningún retrato del Abate Marchena. 

En la primera reunión de este órgano consultivo, estuvieron presentes tanto el alcalde de Utrera, José María Villalobos, como el comisario de las actividades, Cristóbal Ortega, quien adelantó algunas de las propuestas que van a dar vida a este año cultural, entre las que destacan ciclos de música, conferencias, representaciones teatrales, exposiciones, ediciones de libros, actividades en colegios e incluso ofertas gastronómicas

Ortega también aseguró que en estos momentos está manteniendo numerosas reuniones con agentes culturales, instituciones, fundaciones, posibles patrocinadores y medios de comunicación, con el objetivo de conseguir la mayor repercusión posible de las ideas incluidas en esta celebración. El comisario de los actos aseguró que actualmente se está trabajando también para presentar el «Año Cultural Abate Marchena» en la Feria Internacional del Turismo en Madrid (FITUR)

Una oportunidad importante

En la presentación del consejo asesor, el alcalde de Utrera, José María Villalobos, aprovechó para asegurar que «es una oportunidad importante para Utrera, porque servirá para impulsar un movimiento cultural que esperemos que no se quede solamente en este 2018. Lo más importante de este año será su herencia, lo que logremos que quede cuando finalice». Además, también comentó que «es una oportunidad para poder proyectar la imagen de Utrera hacia el exterior».

El Abate Marchena es un personaje histórico que protagonizó una auténtica vida de película. Siendo muy joven abandonó Utrera y su mentalidad ilustrada le llevó a la capital española donde fundó una publicación en la que trató de divulgar sus ideas. La radicalidad de sus ideas pronto provocó que comenzara a ser perseguido por la Inquisición, razón por la que se trasladó a Francia donde terminó siendo un actor protagonista de la Revolución Francesa y del posterior imperio napoleónico. Este intelectual de gran talla y de mentalidad extremadamente crítica, destacó en el campo de la traducción y tras una apasionante vida, murió prácticamente en la indigencia en Madrid en 1821.