Las empresas operaban por Internet, haciéndose pasar por particulares
Las empresas operaban por Internet, haciéndose pasar por particulares - G.C.
Sucesos

Detenidas 38 personas por manipular los kilómetros de vehículos de compraventa en Utrera

La Guardia Civil investigaba el caso desde 2015 y el valor de la estafa podría superar el millón de euros

UtreraActualizado:

El Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (G.I.A.T) del Sector de Tráfico de la Guardia Civil de Andalucía, con la colaboración de la Jefatura Provicial de Tráfico de Sevilla, ha culminado con éxito la  denominada Operación «Odometrosur», en la que han conseguido desarticular a ocho grupos criminales dedicados a la compra-venta de vehículos en la localidad de Utrera (Sevilla), que se dedicaban a manipular los cuentakilómetros de los vehículos comercializados con la finalidad de elevar su valor. La Guardia Civil asegura que el valor de la estafa supera el millón de euros

La alarma saltaba al ser detectados cambios en el historial de kilometraje de los vehículos en su paso por las estaciones de ITV de la provincia de Sevilla, por lo que la Guardia Civil inició la investigación a mediados del año 2015, habiéndose saldado por el momento con 38 personas detenidas y otras 17 que están siendo investigadas. La Benemérita ha detectado a ocho grupos criminales, compuestos por 11 empresas que se dedicaba a la compra-venta de vehículos.

Las empresas que están implicadas en esta operación a gran escala operaban la mayoría de ellas a través de Internet, haciéndose pasar por particulares y mostrando sus vehículos a los posibles compradores en la calle, ya que no disponían de locales abiertos al público. Los estafadores los adquirían en subastas realizadas por las empresas de leasing-renting, para a continuación proceder a la manipulación de los kilometrajes y dejarlos en muchos casos por debajo de los 100.000. La Guardia Civil ha explicado que esta cifra «influye psicológicamente en la decisión de compra de un vehículo». Los estafadores publicitaban estos vehículos por debajo de su precio de mercado, para así hacerlos mucho más atractivos a sus posibles compradores.

El problema es que las consecuencias de la manipulación de los kilómetros podrían derivar en un peligro real para la seguridad vial, no sólo del propio conductor, sino de los ocupantes y del resto de los usuarios de la vía. Al no ser consciente de los kilómetros reales, no se le realiza el mantenimiento adecuado al vehículo, apercibiéndose únicamente el comprador de la presunta estafa cuando va presentando averías que no son acordes con los kilómetros que presenta. La operación policial sigue abierta, por lo que no se descartan nuevas actuaciones.