La cantaora utrerana Mari Peña ha recogido su arte en su primer disco
La cantaora utrerana Mari Peña ha recogido su arte en su primer disco - S. C
Flamenco

Un disco que recoge la esencia del flamenco de Utrera

La cantaora Mari Peña recoge en su primer disco en solitario, la herencia de los mejores cantes de Utrera

UtreraActualizado:

El legado flamenco utrerano, con todos sus matices, riquezas y contenido, es un patrimonio que ha pasado de padres a hijos a través de la transmisión oral. Utrera tiene la suerte de ser un lugar que respira flamenco, donde diferentes generaciones de cantaores y cantaoras han dejado su huella, y donde familias enteras han considerado el flamenco más que una profesión, como una manera de entender la vida.

Mari Peña es una de las principales herederas de toda esta tradición que afortunadamente todavía mantiene su llama encendida, una cantaora que -a pesar de haber pisado en las últimas dos décadas escenarios de medio mundo-, todavía no había registrado su propuesta discográfica en un disco.

Los aficionados al mundo del flamenco ya pueden disfrutar de su primer disco, que bajo el título de 'Mi Tierra', trata de resumir todo lo que significa Mari Peña para el mundo del flamenco en Utrera. Un disco que la utrerana ha grabado junto a su inseparable marido y pareja artística, el guitarrista Antonio Moya -quien ha se ha encargado de la producción del disco-, y donde han intervenido músicos de la talla de Arcángel, Pedro Ricardo Miño, María Jiménez, el tristemente desaparecido Antonio Molina (del dúo Lole y Manuel), Dani de Morón, Antonio Canales o el violinista Faiçal Kourrich.

Después de tantos años mostrando su arte en todo tipo de eventos flamencos como festivales, actuaciones en peñas o recitales en teatros, llama la atención que una artista de la talla de Mari Peña no hubiera tenido todavía la posibilidad de sacar al mercado una grabación. Y es que como ella misma asegura, «hasta ahora no había llegado el momento, pero ya llegó la hora».

El propio título del trabajo discográfico, 'Mi Tierra', es toda una declaración de intenciones por parte de la artista, ya que como afirma Mari Peña de manera tajante: «Estoy en la obligación de defender mi tierra, es algo natural que yo he vivido desde que nací, llevó por bandera el nombre de mi tierra, lo que canto sabe a Utrera, no sabe a nada más».

El disco cuenta con un total de once temas y para su grabación -que ha tenido lugar en el estudio que el pianista Pedro Ricardo Miño tiene en la localidad sevillana de Belavista-, ha contado con una pequeña colaboración del Instituto Andaluz del Flamenco. Un disco que entre sus atractivos destaca  la representación de los estilos más característicos de la soleá de Utrera, un tango, un tango por bulerías y un fin de fiesta en directo en el que intervienen varios miembros de la familia de Mari, desde su tío Manuel de la Buena con más de 90 años a su hija Manuela.

«El disco representa lo que es Mari, una cantaora ecléctica que empieza de la base y llega a todos sitios, con un conocimiento importante de los cimientos. Cada tema tiene un aroma, por eso hemos tardado tanto tiempo en grabarlo, hemos intentando que cada cante tenga un color distinto», comenta Antonio Moya.

El año ha comenzado de manera positiva para Mari Peña y Antonio Moya, que también han trasladado al escenario todo lo que supone este disco, en un espectáculo que se estrenaba en la última edición del Festival Flamenco de Nimes (Francia), una cita con mucha solera. En el mes de mayo, las puertas del teatro municipal Enrique de la Cuadra de Utrera se abrirán para acoger también esta propuesta artística, con el objetivo de que los utreranos puedan disfrutar con la esencia del flamenco de su localidad.

Se trata de un trabajo que se ha hecho con la pausa y la tranquilidad necesarias para poder plasmar la personalidad de una cantaora de raíces como es Mari Peña, heredera natural de los grandes artistas de la localidad que han marcado una época en el flamenco en las últimas décadas. Un disco con numerosos matices, con muchos cantes diferentes, en los que a la hora de quedarse con solo uno, la propia Mari Peña lo tiene complicado, aunque afirma tenerle mucho cariño al 'Romance', «que es un romance anónimo del siglo XIV y cuya letra está en castellano antiguo». 

Como suele ocurrir en muchas ocasiones, los artistas encuentran más dificultades en su propia tierra para triunfar que en el extranjero, aunque en el caso de Mari Peña es muy querida en Utrera. De todas maneras el propio Antonio Moya asegura que «Mari lleva 20 años llevando Utrera por bandera por todo el mundo, en actuaciones en Canadá, Estados Unidos o Japón y aquí parece que ha pasado desapercibida. La transmisión oral de padres a hijos existe en el cante, Mari es una muestra como tantos cantaores de que ese concepto existe y es fundamental».