Gregorio XVIII, durante su pontificado en El Palmar
Gregorio XVIII, durante su pontificado en El Palmar - ABC
ENTREVISTA EXCLUSIVA

El «papa» del Palmar niega haber robado el «papamóvil»: «Es mio, estaba a mi nombre»

ABC de Sevilla contacta con Sergio María Ginés Jesús Hernández, que ha renunciado a su pontificado en la Iglesia de la Santa Faz y empieza una nueva vida con una granadina

SEVILLAActualizado:

«Es un paso que libremente y voluntariamente he dado en la vida. Ya no creo en aquello en absoluto». Con estas palabras ha explicado el que fuera «papa» de El Palmar de Troya a ABC de Sevilla el porqué de su renuncia al pontificado y su salida de la orden después de 32 años de vida religiosa.

Sergio María Ginés Jesús Hernández, exseminarista y exmilitar, está empezando una nueva vida en Monachil (Granada), feliz junto a una mujer de la que se ha enamorado, Nieves Triviño, muy querida en el pueblo, ya que es ella quien organiza las fiestas en el Ayuntamiento.

Nieves Triviño, novia del expapa
Nieves Triviño, novia del expapa- ABC

Nieves, separada y con dos hijos, no desea hablar porque «la noticia es él» y no ha tenido problemas en pasar la llamada al que fuera líder de la conocida orden. Sergio María Ginés Hernández quiere desvincular su salida del Palmar con su relación personal. Considera que «eso es un tema de revista rosa». Asimismo, ha explicado que «yo no he huido como han dicho algunos medios, sino que escribí una carta de despedida por la falta de fe y todo se ha hecho ante notario».

El ya «expapa» de la iglesia palmariana es muy claro respecto a la situación en la que ha quedado la orden: «Lo he dejado todo muy legalmente hecho, ante notario». Aunque no ha querido hablar acerca de su relación personal ni tampoco sobre cuestiones internas de la orden, Sergio María Ginés Hernández ha llegado «a un punto en el que ni puedo ni debo continuar. Quedarme allí como un administrador, como un empresario... creo que no debía». Aún así, no ha querido «echar mierda sobre nada y sobre nadie, he salido libre y voluntariamente y nadie me ha coaccionado ni obligado».

«El BMW es mío»

Guarda un enorme respeto a la congregación en la que ha vivido como religioso durante 32 años, ocupando distintos cargos. Así, ha querido dejar claro también que «he dejado todo aquello en superávit económico, fiscal y contable. Tengo extractos de las cuentas de cómo quedaban. Nadie puede acusarme de nada».

Preguntado por los comentarios vertidos en los foros y redes sociales acerca de que se hubiera marchado llevándose el «papamóvil», un BMW X7 de alta gama valorado en 70.000 euros, Sergio María Ginés Hernández dice que «ese coche es mío y está a mi nombre por donación, firmado así».

De esta forma, al «expapa» no le interesa «entrar en el debate. Hay grupos de gente que en el año 2000 se fueron o fueron echados de allí y son los que están levantando toda la basura».

«Quiero empezar una nueva vida»

Por todo ello, quiere «pasar página, empezar una nueva vida. Yo he dejado aquello bien y un cambio de vida radical no se hace de un día para otro, pero yo estoy satisfecho porque ha sido una decisión muy meditada. Estoy tranquilo, desayunando ahora y tomando el sol, no tengo nada de temor porque soy un ciudadano más».

Echando la vista atrás, Hernández ha explicado cómo ha sido su sucesión: «En las leyes eclesiásticas, el papa anterior podía nombrar un sucesor, el cual muerto o dimitido el que está, puede aceptar o no el cargo. Como parece ser, lo ha aceptado». Se refiere a Joseph Odemartt, el nuevo pontífice de esta congregación, que ha adoptado el nombre de Pedro III.