Personajes

Gabriel Galindo, el rey de la noche utrerana

Este joven utrerano regenta dos famosos locales en Utrera, como son La Antigua y el Minibar

Gabriel Galindo ¬ęGaby¬Ľ posa para ABC en uno de sus negocios de Utrera
Gabriel Galindo ¬ęGaby¬Ľ posa para ABC en uno de sus negocios de Utrera - A. F.
Alberto Flores Utrera - Actualizado: Guardado en: Provincia Utrera

Cuando escuchen el tintineo de unos cascabeles en Utrera, lo más seguro es que a continuación tengan la oportunidad de ver de cerca una sonrisa inconfundible, la que siempre tiene en su cara Gabriel Galindo, más conocido en la localidad como «Gaby». Una persona inquieta y carismática que a lo largo de su vida ha trabajado prácticamente de todo y que en la actualidad es la cara visible, junto a su socio, de dos locales muy conocidos en Utrera, como son el Minibar, en la plaza Doctor Federico Navarro y La Antigua Bar, ubicado en la calle Álvarez Quintero.

Los primeros años de la vida de Gaby transcurrieron en la localidad de Los Palacios, hasta que se trasladó a vivir a la pedanía de Guadalema de Los Quintero cuando solo tenía nueve años. «Los recuerdos de mi infancia son muy bonitos, estábamos todo el día en la calle, íbamos a bañarnos al canal o al pantano, lo malo era cuando hacíamos alguna trastada, que rápidamente se sabía quienes habíamos sido, porque no había más niños que nosotros», explica.

Cuando alcanzó la adolescencia se trasladó a Utrera para estudiar en el IES Ponce de León, compaginando sus estudios con el trabajo desde edades muy tempranas. Gaby es una persona activa e inquieta por naturaleza lo que le llevó a trabajar como camarero, albañil en el levante español, a montar aires acondicionados, a repartir muebles o llevar a cabo trabajos verticales. Cuando llegó la crisis del ladrillo, después de haber acumulado una importante experiencia profesional en numerosos sectores, decide emprender la aventura de gestionar un negocio.

Llega febrero de 2007, momento en el que toma las riendas del Minibar, aunque durante un tiempo lo siguió compaginando con su trabajo en la construcción. Cuando le preguntas de donde puede sacar la energía que le caracteriza, te responde bromeando que «eso lo consigo porque soy vegetariano desde hace casi 20 años, de hecho al principio en Guadalema me llamaban ‘El Lechuga’. Ya en serio, la energía para el día a día te la da las ganas de hacer cosas».

«La Placita» comenzó a convertirse en un lugar habitual  para el ocio de utreranos de todas las edades, siendo el Minibar un lugar de referencia donde organizan múltiples actividades como concursos gastronómicos, catas de vino, exposiciones o proyecciones de cortometrajes.

Hace cuatro años Gaby se embarcó en otra aventura, tomando las riendas de otro local emblemático en la localidad, como es el caso de La Antigua, en el que ha tratado de darle continuidad a actividades que habitualmente se han desarrollado en este negocio, como los ciclos de monólogos o la música en vivo. «Siempre es bueno que se organicen actividades, realmente haríamos más cosas si desde el punto de vista administrativo no nos pusieran tantas trabas».

Gaby conoce prácticamente a todo el mundo en Utrera y desde su puesto de trabajo goza de una perspectiva privilegiada de la forma de ser de las múltiples personalidades que se acercan a sus locales para disfrutar de un café o a tomar una copa con los amigos, para los que siempre tiene una sonrisa o un rato de charla amigable. Sus negocios colaboran con todo tipo de iniciativas, ya sean deportivas, de hermandades o eventos como la Cabalgata y es además uno de los socios fundadores del rocódromo de Utrera.

Por si todo esto fuera poco, a Gaby se le ha metido entre ceja y ceja un objetivo personal; conseguir correr un maratón, para el que lleva meses preparándose. En febrero, si la preparación sigue por los cauces adecuados, el sonido de sus cascabeles y su eterna sonrisa recorrerán corriendo las calles de Sevilla

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios