Manuel Lombo junto al guitarrista y productor Pedro Sierra
Manuel Lombo junto al guitarrista y productor Pedro Sierra - A. F.
CULTURA

Manuel Lombo rinde tributo a la leyenda de Bambino

El artista nazareno lanza al mercado ‘Lombo por Bambino’, un trabajo dedicado a la música del utrerano

UtreraActualizado:

Manuel Lombo nació en Dos Hermanas, pero eso no impide que gran parte de su corazón se encuentre en Utrera, latiendo al son de los cantes flamencos de esta tierra y de la senda que le marca la Virgen de Consolación. En esta ciudad ha presentado todos sus trabajos y ha actuado con notable éxito en varias ocasiones, teniendo incluso la posibilidad de cantar a los pies de la patrona, en el mágico santuario de Consolación. En este romance más que  confirmado, el cantante nazareno ha dado un paso más, ya que el 10 de noviembre sale al mercado su último trabajo discográfico, que lleva por título ‘Lombo por Bambino’, con el que trata de rendir tributo a uno de los artistas más importantes de la historia de Utrera, Miguel Vargas Jiménez, Bambino.

Antes de que los aficionados puedan disfrutar del trabajo en formato físico, el primer sencillo, ‘Háblame’, ya está sonando en las emisoras de radio y se puede descargar de plataformas digitales como spotify o itunes. Como preludio a la llegada al mercado del nuevo album, que está patrocinado por el Ayuntamiento de Utrera, el artista lo ha presentado en la feria de industrias culturales del flamenco. Un lugar en el que aprovechaba también para anunciar  que a mediados del mes de noviembre protagonizará en el teatro municipal Enrique de la Cuadra de Utrera un encuentro especial con sus seguidores, donde «quiero interactuar con la gente, cantar unas pinceladas y explicarles de donde surge este trabajo», comentó Lombo.

El disco contiene algunas de las canciones que se hicieron inmortales gracias a Bambino, e incluso otras que no son tan populares. Temas como ‘Háblame’, ‘Soy lo Prohibido’, ‘Corazón Loco’ y ‘Quiero’. En un guiño a Utrera, el artista nazareno ha querido cerrar el disco con uno de las canciones que más unidas están al corazón de todos los utreranos, como es la ‘Plegaria a la Virgen de Consolación’, un rezo hecho canción que popularizó Enrique Montoya y que también grabó Bambino.

El disco está producido por el consagrado artista Pedro Sierra, quien también se encarga de la guitarra y contiene colaboraciones con cantantes de la talla de Lolita o Marina Heredia. Un trabajo que tiene su embrión en un espectáculo que le sugirió al artista nazareno el Teatro de la Maestranza centrado en Bambino, que se estrenará próximo 3 mes de marzo y que el propio Manuel Lombo ha querido convertir en disco.

«La figura de Bambino no necesita ni homenajes ni tributos, porque creo que durante su vida alcanzó el reconocimiento y después de su muerte han sido muchos los homenajes que se le han dado. Soy un enamorado de la música de Bambino, mis años de la adolescencia tuvieron como banda sonora a Miguel. A mí siempre me ha gustado, de hecho en mi primer disco grabé un tema de su último disco ‘Tengo la Experiencia de la Vida’, un tema que me dio muchas satisfacciones», explica Manuel Lombo.

Se trata de un trabajo en el que se han cuidado todos los detalles, ya que en su formato físico el libreto incluye notables ilustraciones de Bambino e incluso símbolos tan importantes para la localidad de Utrera como es el barquito de la Virgen de Consolación. Manuel Lombo, en su visita a Utrera también aprovechaba para anunciar que el próximo 5 de mayo ofrecerá un concierto en la plaza de toros, organizado por la hermandad de Muchachos de Consolación.

Bambino, además de ser un artista innovador que marcó un antes y un después a la hora de interpretar la rumba flamenca, es muy recordado también por la personalidad arrolladora que tenía encima del escenario. «No me puedo comparar ni equiparar a Bambino, pero me siento un poco identificado y me lo dice mucha gente. Me gusta vestir bien en el escenario y Bambino vestía muy bien, iba con sus trajes perfectos y sus camisas trasgresoras. Era un rey haciendo versiones, le añadía mucha fuerza y personalidad», explica Lombo.