Estado del pantano Torre del Águila
Estado del pantano Torre del Águila - J.M.BRAZO MENA
UTRERA

El pantano Torre del Águila, al cien por cien de su capacidad, comienza a desbordar agua

El embalse, destinado al regadío, se encuentra al cien por cien de su capacidad

SEVILLAActualizado:

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ha informado de que en estos momentos las aportaciones de agua que llegan al pantano Torre del Águila, en el término municipal de Utrera cerca de El Palmar de Troya,procedentes del río Salado de Morón y del arroyo de Los Molares han llenado el embalse, que se encuentra en estos momentos al cien por cien de su capacidad y rebosando por el aliviadero, lo que ha provocado que se avise a la población próxima al desagües de la presa ante las posibles inundaciones.

Así, la CHG ha señalado que se está informando a los vecinos de las Parcelas de Troya, cercanas al Palmar, que podrían quedar inundadas si se abren compuertas y desagües del embalse. También se les está aportando material para el posible tabicado de sus viviendas si persiste esta lluvia y el agua sigue creciendo, ya que puede haber consecuencias en las citadas parcelas, así como en la carretera de Guadalema de los Quintero,en el tramo que discurre entre la carretera A-394 y esta pedanía utrerana.

Por su parte, la Junta Local de Protección Civil de Utrera ha celebrado una reunión esta tarde en el Ayuntamiento, en la que ha decidido activar el estado de preemergencias y la vigilancia de las zonas inundables para evitar males mayores ante la gran crecida del caudal de las aguas motivado por las aportaciones de los distintos arroyos de la zona tras las intensas lluvias caídas estos días en la comarca que han sido especialmente intensas en la pasada noche.

A la reunión han asistido varios miembros del equipo de gobierno con el alcalde a la cabeza, José María Villalobos(PSOE), así como el alcalde de la ELA del Palmar de Troya, Juan Carlos González; la delegada pedánea de Guadalema de los Quintero, trabajadores de la concejalía de Obras y de Parques y Jardines, el jefe de la Policía Local, el jefe de los Bomberos, miembros de la Policía Local y representantes de todos los grupos municipales.

En dicha reunión, han señalado que a lo largo de la jornada, se seguirá informando de esta situación de riesgo que de agravarse obligaría a activar todos los servicios de emergencia. Por el momento, los vecinos más próximos al pantano, que han sido informados por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir ya ha comenzado a tomar precauciones ante el posible desbordamiento del Salado de Morón, aguas debajo de la presa, que podría dejar incomunicadas sus parcelas.

Se da la circunstancia que a principios del otoño (octubre de 2017), el pantano Torre del Águila se encontraba al 3,31 por ciento de su capacidad de almacenamiento, siendo el embalse con menos reservas de toda la provincia, según datos registrados por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. Esta cifra supone que este espacio hídrico se encontraba prácticamente vacío, manteniendo el nivel de mínimo ecológico para que pudiera garantizarse la supervivencia de la fauna.

Ante el estado de la presa y la continua falta de agua para riego, el pasado mes de julio, la CHG ponía en marcha la primera fase de la estación de bombeo en el embalse de Torre del Águila, lo que ha permitido a los regantes tener agua este verano para sus cosechas. Las obras de interconexión del canal del Bajo Guadalquivir con este pantano incluyen cuatro bombas, pero de momento sólo hay una en funcionamiento.

Medidas en Lora del Río

El Ayuntamiento de Lora del Río, a través de la concejalía de Seguridad Ciudadana, ha informado en una nota de prensa de que, debido a las «copiosas» lluvias caídas en los últimos días, el río Guadalquivir a su paso por el término municipal loreño «viene con mucha corriente». Por ello, se ha procedido en la mañana de este domingo al corte de los accesos al muro de defensa por motivos de seguridad.

El alcalde de Lora del Río, Antonio Miguel Enamorado, y el concejal-delegado de Seguridad, Álvaro Aranda, han supervisado la crecida del río Guadalquivir y el corte de los accesos al muro de defensa.

Según el delegado de Seguridad, «gracias a las tareas de mantenimiento que se llevan a cabo de las clapetas anti-retorno, la situación de la crecida del río Guadalquivir no es preocupante para la población loreña; tenemos la situación bajo control».

Las clapetas anti-retorno se utilizan en aquellos lugares en los que se pretende dejar que el agua circule en una dirección y nunca en la dirección contraria, es decir, «que el agua salga, pero no pueda entrar», según informan desde Lora.