El pino ha caído en la zona de la Glorieta Pío XII
El pino ha caído en la zona de la Glorieta Pío XII - G.P.
Sucesos

Cae un pino de gran porte en pleno centro de Utrera

Afortunadamente ha caído sobre una valla de una obra sin producir daños personales ni personales

UtreraActualizado:

El ya de por sí mermado parque forestal de Utrera ha sufrido una nueva pérdida al caer sorpresivamente un pino de gran porte que se encontraba en la glorieta Pío XII. Un árbol de grandes dimensiones que sin previo aviso caía en la madrugada del miércoles 18 de octubre, impactando contra la valla de la obra de peatonalización que se está acometiendo en este enclave de Utrera desde hace más de un año. Afortunadamente la hora a la que cayó el árbol, de madrugada, en la que apenas había personas en las calles y la propia valla, ha facilitado que el accidente no haya provocado daños personales ni materiales.

Lógicamente una vez conocida la noticia, algunos utreranos han podido pensar que las obras que se están realizando en la zona pueden ser las causantes de la caída de este árbol. Este es un extremo que ha desmentido el Ayuntamiento de Utrera, asegurando que un técnico municipal de la delegación de Parques y Jardines ha analizado las circunstancias de la caída explicando que «se ha caído por motivos naturales ya que no se ha intervenido en las raíces ni en el perímetro más cercano al árbol».

Entrando así en explicaciones de carácter técnico, este especialista ha precisado que «los pinos piñoneros desarrollan raíces superficiales que pueden dar problemas de sujeción cuando hay una excesiva inclinación como era el caso». El pino se había ido inclinando con el paso de los años en busca del sol. El propio técnico municipal ha explicado que el pino no puede ser trasplantando a otro sitio, así que el hecho de que ya tuviera más peso por arriba que por su copa y las lluvias y los vientos de los últimos días, han terminado provocando su caída.

El concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Utrera, Francisco Campanario (PSOE), ha asegurado que «gracias al vallado de la obra de Pío XII hemos evitado una posible desgracia mayor ya que es un sitio transcurrido diariamente por muchas personas». También ha recordado que los «árboles son seres vivos y como tales no son inmortales, por lo tanto debemos entender este hecho desde la normalidad y la comprensión».

Se da la circunstancia que la zona en la que se ha caído este pino fue también el escenario en el que hace unos meses, justo al comenzar la obra de peatonalización, terminaba desapareciendo una palmera, que en esta caso fue atacada por el temible picudo rojo, por lo que la plaza ha perdido gran cantidad de sombra.