El vagabundo que recorre en bici Utrera y su comarca
El vagabundo que recorre en bici Utrera y su comarca - A. F.

La sorprendente historia del vagabundo que recorre Utrera en bici

Recorre también otras localidades de la comarca como Los Palacios, Dos Hermanas y Alcalá de Guadaíra

UTRERAActualizado:

En los últimos meses numerosos utreranos se han mostrado conmovidos ante la imagen de un vagabundo que deambula por las calles de la localidad, empujando una vieja bicicleta cargada con todo tipo de bártulos, con la cabeza agachada, el pantalón bajado y la espalda prácticamente en posición horizontal. Un vagabundo, llamado Enrique, que ha sido visto en sitios muy dispares, tanto en las calles de Utrera como en carreteras que unen la localidad con municipios como Los Palacios, Dos Hermanas o Alcalá de Guadaíra, lugares por los que camina de manera prácticamente incansable.

Ante la preocupante imagen que ofrece esta persona, donde destaca una falta de aseo que salta a la vista, muchos utreranos se han preguntado por la historia de este hombre, por las razones que le habían llevado a estar en estas condiciones y si instituciones u organismos solidarios de la localidad han tratado de ayudarle.

La delegación de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Utrera se ha interesado hasta en dos ocasiones por el estado de este vagabundo, tratando de ayudarlo. Esta persona ha rechazado la ayuda en ambas ocasiones, asegurando que «esa es la vida que él ha decidido llevar». En este tipo de circunstancias, al no ser una persona incapacitada legalmente y que incluso recibe mensualmente una pensión, las instituciones no pueden actuar de oficio en contra de su voluntad para tratar de ayudarlo, como ocurre en este caso en concreto. Un hecho que desata también la incomprensión de numerosos utreranos, que no entienden como en un caso tan extremo como este, las instituciones no pueden hacer nada para ayudarlo.

El Comedor Social de Utrera, pendiente siempre de las personas necesitadas de la localidad, también se ha interesado por el estado de este vagabundo, que se llama Enrique, obteniendo idéntico resultado que el conseguido por los trabajadores sociales del Ayuntamiento. «En alguna ocasión ha ido al comedor, pero ni siquiera ha llegado a entrar a comer, entre otras cosas porque casi no puede subir las escaleras, le hemos ofrecido alimentos y algunas veces los toma y otras veces los deja, él no quiere que se le ayude. Sabemos que suele pasar las noches a la intemperie, en diferentes parajes rurales del entorno de la comarca, casi siempre en medio del campo es difícil verlo dormir en el casco urbano», explica José Antonio López, director del Comedor Social de Utrera.

Esta persona está censada en Dos Hermanas, desplazándose por las carreteras de todo el entorno, suponiendo un caso que ha llegado al corazón de muchos utreranos, pero todos los datos recabados indican que él mismo ha sido el que ha elegido este modo de vida, ante lo cual desde el punto de vista legal, parece que poco se puede hacer para ayudarlo. Es una situación que está generando un interesante debate en la localidad, ya que son muchos los que piensan que no es humano dejar que esta persona siga vagando en las condiciones en las que se encuentra en la actualidad por toda la comarca, y que las instituciones no pueden escurrir el bulto, ya que algo habría que hacer para tratar de ayudarlo.