De abril a noviembre se sucederán numerosas propuestas culturales en Utrera
De abril a noviembre se sucederán numerosas propuestas culturales en Utrera - A.F.
Cultura

Utrera viaja a la Ilustración con el «Año Cultural Abate Marchena»

Música, teatro, danza, conferencias, actividades escolares y publicaciones, serán los ejes centrales de la programación

UtreraActualizado:

La localidad de Utrera reivindica su sitio en los circuitos culturales andaluces impulsando una extensa programación multidisciplinar para conmemorar el 250º aniversario del nacimiento de José Marchena y Ruiz de Cueto, gracias al denominado «Año Cultural Abate Marchena», que se extenderá hasta el próximo otoño. El jardín romántico del ayuntamiento de Utrera, ha sido el escenario elegido para la presentación del amplio programa de propuestas, un acto en el que han estado presentes el presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, el alcalde de Utrera, José María Villalobos, el comisario del ciclo cultural, Cristóbal Ortega y la escritora y colaboradora de ABC, Eva Díaz Pérez.

A partir del mes de abril numerosos espacios históricos de la localidad como el Castillo, el Hospital de la Santa Resurrección, la casa Surga, las principales iglesias, el monasterio de Consolación y la casa palacio de Los Cuadra; van a acoger interesantes citas musicales, donde destacan ciclos dedicados a la música de la época de la Ilustración, con la participación de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, la Orquesta Barroca de Sevilla e incluso la composición por parte de la Banda Sinfónica Unificada de Utrera de una suite titulada «Abate Marchena».

La compañía «Guate Teatro»

El teatro también encontrará su espacio con la representación de «Polixena» -una pieza teatral escrita por el Abate Marchena-, por parte de la Escuela Pública Cultural de Andalucía, así como «Vidas y ficciones del Abate Marchena», una propuesta de la compañía utrerana «Guate Teatro».

Otro eje troncal serán las conferencias y diálogos en los que van a participar escritores y personalidades como José Calvo Poyato, Santiago Posteguillo, Javier Sierra o Pedro J. Ramírez. Actividades que también se van a convertir en un legado para las futuras generaciones de utreranos, con la edición de un cuadernillo didáctico y biográfico del Abate Marchena, un libro de relatos centrado en la figura del intelectual utrerano y numerosas propuestas que tendrán como escenario los centros educativos de Utrera.

Propuestas que se completarán con la creación de un jardín de la Ilustración en la casa palacio de los Cuadra y la recreación del salón de Madame Stäel, y que según explicó Cristóbal Ortega: «están diseñadas para llegar a todos los públicos y el programa se encuentra todavía abierto a todo el mundo, queremos que la gente participe y nos proponga ideas».

Una cita ineludible

El presidente de la Diputación de Sevilla quiso mostrar públicamente su apoyo a este impulso, asegurando que «el Ayuntamiento de Utrera ha tirado de ingenio y ha diseñado una cita ineludible para conocer como sintió y vivió el Abate y al mismo tiempo poner en valor todas las delicias de Utrera para su visita y disfrute».

Por su parte, el alcalde de Utrera, José María Villalobos explicó que «con esta iniciativa Utrera reivindica un sitio destacado en Andalucía y en España, queremos liderar el avance de las ciudades medias a través de la cultura, queremos posicionarnos como uno de los referentes culturales de Andalucía y esto es un punto de partida».

La encargada de coordinar el libro de relatos centrados en la figura del Abate Marchena será Eva Díaz Pérez, quien afirmó que «me emociona mucho que el pueblo natal del Abate Marchena se lance a defenderlo y reivindicarlo con tanta pasión, es algo realmente insólito. Es raro encontrar en el ámbito político ese compromiso con la cultura y más con un personaje tan silenciado y olvidado por la historia oficial como ha sido siempre el Abate Marchena».

Exiliado por radical

José Marchena y Ruiz de Cueto nació en Utrera en el año 1768, abandonando su localidad natal cuando todavía era prácticamente un niño. Dotado de una inteligencia prodigiosa, tuvo que huir a Francia al ser perseguido por la Inquisición a causa de sus ideas radicales.

En tierras francesas participó de manera activa en el proceso revolucionario, destacando en el ámbito de la Literatura y la traducción al castellano de algunos de los pensadores ilustrados más influyentes. Su carácter indómito, su condición de afrancesado y su participación como asesor del imperio napoleónico cuando éste invadió España, le han granjeado formar parte durante siglos de la «leyenda negra» española, siendo en cierta manera un personaje olvidado.