El viento ha derribado parte de la barandilla que rodea a esta iglesia utrerana
El viento ha derribado parte de la barandilla que rodea a esta iglesia utrerana - S.C.
SUCESOS

El viento ataca a uno de los elementos más emblemáticos de la iglesia de Santiago de Utrera

Las rachas, que alcanzaron los 70 kilómetros por hora, derribaron parte de la barandilla que rodea a este templo

UTRERAActualizado:

La jornada del día de Andalucía estuvo marcada en Utrera por la inestabilidad meteorológica, más que las precipitaciones –que apenas llegaron a los 20 litros por metro cuadrado-, el elemento que más se hizo sentir en la localidad fue el viento, que terminó derribando uno de los elementos más reconocibles ubicados en la iglesia de Santiago el Mayor: la barandilla que rodea a este templo.

En los últimos meses esta iglesia está siendo objeto de una serie de importantes obras de restauración, por lo que una de las vallas de la obra estaba sujeta a la propia barandilla, además de una de las lonas que se encuentran instaladas en el lugar. Fuentes de los servicios de emergencia del Ayuntamiento de Utrera han explicado que las fuertes rachas de viento que sufrió la localidad, empujaron a los dos elementos que terminaron rompiendo y derribando, parte de  la barandilla que delimita el templo.

80 kilómetros por hora

Afortunadamente la caída de este elemento ha sido la única incidencia destacada que la localidad padecía a lo largo de la jornada festiva, aunque los efectivos de emergencia –Policía Local, Bomberos, Protección Civil y Guardia Civil-, estuvieron en alerta durante todo el día para estar preparados en el caso de que se precisara una actuación. Únicamente tuvieron que intervenir para retirar una farola situada en la fachada del teatro municipal Enrique de la Cuadra y evitar que cayera y colocar en su ubicación correcta a algunos contenedores de basura que habían sido desplazados por el viento.

La localidad sigue pendiente del cielo, ya que sigue el aviso amarillo por fuertes vientos, que en algunos casos puede llegar a rachas de 80 kilómetros por hora. Desde el pasado martes los parques y el paseo de Consolación permanecen cerrados como medida de seguridad.