Santiago Padilla
Santiago Padilla - VANESSA GÓMEZ

Santiago Padilla: «La Romería de El Rocío sin la fe no tiene sentido»

Este almonteño que trabaja en el mundo del turismo es un rociero que quiere entender las claves de la romería en la historia que la ha ido conformando

SEVILLAActualizado:

¿Qué es Andalucía para usted?

Yo veo Andalucía como un territorio, una cultura, un paisaje, un clima, un modo de entender la vida.

¿Cómo entiende la vida el andaluz?

El andaluz es un individuo que entiende la existencia vital con optimismo y esperanza, que son dos elementos fundamentales para entender la vida.

¿Eso se ve en la romería del Rocío?

Hay un ingrediente fundamental que es la fe, que se hace presente a través de la Virgen del Rocío como un medio para llegar a Cristo. El Rocío sin la fe no tiene sentido, es otra cosa, y no la demostración de religiosidad popular que la historia ha ido configurando en siete siglos.

¿Qué les diría a los que piensan que el Rocío es una juerga?

El Rocío es alegría. Como decía Manuel Siurot, en el Rocío cantar y bailar, comer y beber, todo es rezar. Y es un espacio de libertad donde hay gente que también lo vive de forma superficial, pero eso no es más que un reflejo fiel de la vida misma.

¿Cómo se podría definir al rociero?

El rociero es una persona que vive la fe a través de la Virgen con todas sus manifestaciones que tiene esta devoción, y que ha ido creciendo a lo largo del tiempo. Al rociero le gusta compartir, hermanarse con los demás en una Virgen que vela e intercede por nosotros.

¿Cuál sería el carácter que define a la romería?

Estamos ante un hecho festivo, el Rocío es una devoción de gloria, mariana, que además supone la comunión con el medio natural. No se entiende sin Doñana, que es la catedral del Rocío.

¿La romería supone una vuelta al estado natural del hombre?

Sin duda. También es un camino de encuentro. Nos comunicamos con el pasado, con nuestros mayores y con nosotros mismos.

¿Cómo se entiende el Rocío en esta época de prisas y de consumo compulsivo?

En la medida que nos desnuda, la romería nos aleja de esta sociedad de consumo de la que es tan difícil alejarse. En la sociedad de consumo hay necesidades superfluas, y superar todo eso es algo importante para los tiempos que vivimos.

Padilla cree necesariamente en la fe como motor de la romería
Padilla cree necesariamente en la fe como motor de la romería - VANESSA GÓMEZ

¿Qué poder tiene la imagen de la Virgen?

El poder de la conversión. Los que mejor pueden hablarnos de eso son los sacerdotes que intentan mejorar las conductas a través del sacramento de la penitencia. El Rocío también sirve para salvar las diferencias entre nosotros.

¿Cómo ve la imagen superficial que proyecta el Rocío en muchos medios?

Con preocupación, porque tenemos que intentar que sea una parte limitada de esa realidad. Y con esperanza, porque hay gente que ha ido buscando el jolgorio y que han cambiado sus vidas cuando se han encontrado a la Virgen cara a cara.

¿La Virgen del Rocío es de Almonte o de Andalucía?

Es de Almonte porque allí radica el santuario que la acoge, pero los almonteños hemos entendido que sería mucho más grande si la compartíamos. Ha sido un esfuerzo de generaciones para que sea una advocación andaluza. Acabamos de conseguir que la Conferencia Episcopal Española haya nombrado nuestra ermita como Santuario Nacional. Eso abre el ámbito del Rocío a toda España.

¿Qué consejo le daría a quien que decide hacer el camino por primera vez?

Que se guíe por alguien que sea conocedor en profundidad de la experiencia. Eso condiciona mucho, ya que puede llamar la atención para que no se escapen los detalles. Es fundamental elegir al padrino de ese primer camino.

¿Cuál es el sentido del Rocío en el futuro de las nuevas tecnologías?

Un espacio de paz, de silencio, porque en el Rocío también hay silencios que lo llenan todo. Además, el Rocío es una oportunidad única para seguir encontrándonos con esa naturaleza que cada vez está más restringida y limitada. Y, sobre todo, para encontrarnos con los valores humanos y con Dios.