Reducción de la sustancia gris en el tronco del encéfalo por la apnea del sueño
Reducción de la sustancia gris en el tronco del encéfalo por la apnea del sueño - UNIVERSITY OF CHICAGO
APNEA DEL SUEÑO

La apnea del sueño puede comprometer el desarrollo cerebral en la infancia

Los niños que padecen apnea obstructiva del sueño y no reciben tratamiento sufren una reducción de la sustancia gris en muchas regiones cerebrales

MADRIDActualizado:

La apnea obstructiva del sueño es un trastorno caracterizado por interrupciones continuas de la respiración durante el sueño por una falta de oxígeno. Un trastorno que padece cerca de un 6% de la población mundial, sobre todo varones –la incidencia es más de dos veces superior en la población masculina– y que, lejos de limitarse a un empeoramiento de la calidad del descanso, se asocia con un mayor riesgo de enfermedades, caso del cáncer y, muy especialmente, de las cardiovasculares. De ahí la necesidad, vital, de tratar este trastorno. Más aún, si cabe, en los niños. Y es que como alerta un estudio llevado cabo por investigadores de la Universidad de Chicago (EE.UU.), la apnea del sueño de carácter moderado-grave en la infancia puede provocar daños irreparables en algunas regiones cerebrales implicadas en la cognición y el estado del ánimo.

Concretamente, el estudio, publicado en la revista «Scientific Reports», muestra que los niños con edades entre los 7 y los 11 años que padecen apnea obstructiva del sueño moderada-grave sufren una reducción muy significativa de su sustancia gris en varias regiones del cerebro. Un aspecto a tener muy en cuenta dado que esta sustancia gris está implicada en el movimiento, la memoria, las emociones, el lenguaje, la percepción, la toma de decisiones, y el auto-control.

Como explica Leila Kheirandish-Gozal, directora de la investigación, «las imágenes de los cambios en la sustancia gris son sorprendentes. La verdad es que aún no tenemos unas guías precisas en las que se correlaciones la pérdida de sustancia gris con la aparición de déficits cognitivos específicos, pero hay una clara evidencia de un amplio deterioro o pérdida neuronal comparado con la población general».

Desarrollo comprometido

Para llevar a cabo el estudio, los autores contaron con la participación de 16 niños con apnea obstructiva del sueño y de 9 menores que, de la misma edad, peso y sexo, no padecían el trastorno. Y lo que hicieron fue someter a los participantes a distintos test neurocognitivos y a pruebas de imagen por resonancia magnética. Es más; en aras de conferir una mayor validez a sus resultados, los autores también compararon los resultados de las pruebas de imagen con las alcanzadas en un estudio previo realizado con 191 niños.

Los resultados mostraron que, frente a aquellos sin el trastorno, los niños con apnea obstructiva del sueño experimentaban una reducción del volumen de la sustancia gris en muchas regiones del cerebro, caso, entre otras, de la corteza frontal –implicada en el movimiento, la resolución de problemas, la memoria, el lenguaje y el control de los impulsos–, la corteza prefrontal –comportamientos complejos, planificación y personalidad–, el lóbulo parietal –integración de los impulsos sensoriales–, el lóbulo temporal –sentido del oído– y el tronco del encéfalo –control de las funciones cardiovasculares y respiratorias.

Es muy probable que las alteraciones en la sustancia gris por la apnea impacten sobre las funciones cerebralesLeila Kheirandish-Gozal

Entonces, esta notable reducción de la sustancia gris, ¿conlleva un deterior de las funciones cerebrales, caso de las cognitivas y motoras? Pues es posible que sea así, pero como reconocen los propios autores, las consecuencias directas son muy difíciles de cuantificar.

Como indica David Gozal, «las pruebas de imagen por resonancia magnética nos ofrecen una visión panorámica de las diferencias asociadas a la apnea en el volumen de distintas regiones cerebrales. Sin embargo, no nos muestra qué sucede a nivel celular en las neuronas afectadas. Estas pruebas de imagen no tienen suficiente resolución para detectar si las neuronas cerebrales se han ‘encogido’ o han desaparecido. Así, no podemos decir con exactitud si se ha producido un daño. Pero algunos de nuestros estudios previos han mostrado que podemos establecer una conexión entre la gravedad de la enfermedad y la extensión de los déficits cognitivos, si bien solo cuando estos déficits son detectables».

Sea como fuere, el estudio constata que la apnea obstructiva del sueño, trastorno que padece más de un 5% de los niños, conlleva el deterioro o muerte de las neuronas de la sustancia gris en una etapa clave del desarrollo cerebral. Un aspecto muy a tener en cuenta dado que esta apnea es perfectamente tratable, razón por la que los padres con niños que presenten síntomas de apnea deben buscar solicitar ayuda médica para evaluar la posible presencia del trastorno y, de confirmarse, tratarlo.

¿Menor cociente intelectual?

En definitiva, la apnea obstructiva del sueño puede dañar el desarrollo cerebral en la infancia. Pero aún no hay forma de constatarlo. Quizás porque los niños eran demasiado pequeños: los participantes contaban con una edad entre los 7 y los 11 años, y la relación entre la sustancia gris y la inteligencia ha sido documentada únicamente en niños mayores de 15 años.

Como refiere David Gozal, «si una persona nace con un cociente intelectual (CI) de, digamos, 180, y pierde entre 8 y 10 puntos, que es aproximadamente la pérdida promedio de CI que induce la apnea del sueño, quizás nunca se note. Pero si este CI en la infancia es el CI promedio, esto es, en torno a 90-100, y la ausencia de tratamiento de la apnea provoca una pérdida de 8-10 puntos, entonces el afectado se encontraría en una desviación estándar inferior a lo normal. Y nadie quiere eso».

Como concluye Leila Kheirandish-Gozal, «si bien la naturaleza exacta de las reducciones de la sustancia gris y su potencial reversibilidad aún no han sido exploradas, es muy probable que las alteraciones de esta sustancia impacten sobre las funciones cerebrales. En consecuencia, el desarrollo cognitivo puede estar comprometido. Necesitamos más estudios a este respecto».