MIGRAÑA

Diseñado un parche de estimulación cerebral sin hilos para aliviar las migrañas

Colocado en el brazo, el parche sin hilos es tan eficaz a la hora de tratar las migrañas como los fármacos actualmente disponibles

Cerca de un 15% de la población padece migraña
Cerca de un 15% de la población padece migraña - ARCHIVO

En torno a un 12-16% de la población sufre migraña, tipo de dolor de cabeza intenso y altamente discapacitante que afecta sobre todo a las mujeres y que, lejos de ser exclusivo de edad adulta, puede presentarse en cualquier etapa de la vida. Unas migrañas que, además de episódicas u ocasionales, pueden tener un carácter crónico. De hecho, hasta un 1% de los adultos de todo el mundo padece migrañas crónicas, es decir, durante al menos 15 días por mes. En consecuencia, el número de afectados que se ven abocados a recurrir continuamente a los fármacos –y a sus efectos secundarios asociados– para tratar sus dolores de cabeza es muy elevado. Pero, ¿no existe ninguna otra alternativa que, no farmacológica, procure un alivio eficaz de este tipo de dolor? Pues según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Facultad de Medicina del Instituto Tecnológico de Israel en Haifa (Israel), parece ser que sí.

Concretamente, el estudio, publicado en la revista «Neurology», muestra cómo un parche de estimulación cerebral ‘sin hilos’ que puede llevarse cómodamente en el brazo reduce el dolor de las migrañas de una forma tan efectiva como los fármacos actualmente disponibles.

Como explica David Yarnitsky, director de la investigación, «si bien necesitan ser confirmados en estudios adicionales, nuestros resultados son realmente interesantes. Las personas con migraña están buscando tratamientos no farmacológicos, y este nuevo dispositivo es fácil de usar, no tiene efectos secundarios y puede ser convenientemente utilizado tanto en el trabajo como en la vida social».

Igual de eficaz y más seguro

El nuevo dispositivo utiliza la estimulación eléctrica para bloquear las señales de dolor que llegan al cerebro. Y para ello, tan solo requiere de un chip y de varios electrodos de goma que se colocan en una banda elástica que puede portarse en el brazo. Es más; el nivel de la estimulación eléctrica cerebral puede controlarse a través del teléfono móvil –ya se ha desarrollado una app para poder hacerlo– y, lo que es más importante: no necesita, tal y como sucedía con los dispositivos hasta ahora diseñados, de ningún cable –o ‘hilo’– conectado al cerebro. Pero, ¿realmente funciona?

Los resultados de nuestro estudio son similares a los observados con el uso de los triptanes para tratar la migrañaDavid Yarnitsky

Para responder a esta pregunta, los autores contaron con la participación de 71 adultos que padecían entre dos y ocho episodios mensuales de migraña y no habían tomado ninguna medicación para sus cefaleas en, cuando menos, los últimos dos meses. Así, los investigadores solicitaron a los participantes que se colocaran el dispositivo en la parte superior del brazo tan pronto como apareciera la migraña y lo mantuvieran durante 20 minutos. Y asimismo, que no tomaran ningún fármaco para la cefalea en un periodo de dos horas.

Los participantes fueron seleccionados, de acuerdo a un criterio totalmente aleatorio, en dos grupos: estimulación simulada, es decir, en la que el dispositivo inducía una estimulación de baja frecuencia que no producía ningún efecto –grupo ‘control’ o ‘placebo’–; y estimulación activa, con un total de cuatro niveles de intensidad de estimulación –1, 2, 3 y 4, ninguno de los cuales era doloroso para el paciente.

Durante el estudio se registraron un total de 299 migrañas. Y de acuerdo con los resultados, el 64% de los participantes cuyos dispositivos fueron programados para inducir una estimulación de nivel 2, 3 o 4 experimentaron una reducción de al menos un 50% de su dolor durante las dos horas posteriores al tratamiento. Un porcentaje que, por su parte, se estableció en solo un 26% en el grupo placebo.

Por su parte, y por lo que respecta a la intensidad del dolor, el 58% de los participantes con migraña moderada-severa y cuyos dispositivos estaban programados para inducir el máximo nivel de estimulación cerebral vieron cómo su dolor descendió hasta un grado leve o desapareció –en hasta un 30% de los casos–, siendo este porcentaje de solo un 24% en el grupo control –y de un 6% en el caso de eliminación total del dolor.

Y estos resultados, ¿son realmente significativos? Pues como destaca David Yarnitsky, «son similares a los observados con el uso de los fármacos que, denominados ‘triptanes’ se usan en el tratamiento de la migraña».

Mi dispositivo no funciona

En definitiva, parece que el nuevo dispositivo, además de cómodo y seguro, es efectivo para aliviar las migrañas. Sin embargo, es necesario realizar más estudios, dado que como reconocen los propios autores, el ‘comportamiento’ de los participantes en el grupo control no fue del todo adecuado. Y es que tras comprobar que la estimulación era simulada y que no hacía ningún efecto, la mayoría optó por quitarse el dispositivo antes de llegar a los 20 minutos requeridos.

Como concluye David Yarnitsky, «este hecho podría indicar que los participantes sabían que la estimulación no estaba activada, lo que eliminó el carácter ‘ciego’ del estudio. Una situación que supone un reto para todos los estudios de estimulación simulada».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios