Los adultos que nacieron de forma prematura tienen mayor riesgo de depresión
Los adultos que nacieron de forma prematura tienen mayor riesgo de depresión - ARCHIVO
SALUD MENTAL

Los nacidos prematuros tienen más problemas de salud mental en la edad adulta

Los adultos que nacieron de forma prematura tienen mayor riesgo de trastornos mentales como la ansiedad o la depresión y son más proclives a cumplir las normas sociales

MADRIDActualizado:

Las personas que han nacido de forma prematura tienen un mayor riesgo de sufrir algún trastorno mental, caso de la depresión o la ansiedad, al alcanzar la edad adulta. Así lo muestra un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Helsinki (Finlandia) y publicado en la revista «Pediatrics».

Como explica Riikka Pyhala, directora de la investigación, «en nuestro trabajo hemos sido capaces de demostrar que los adultos que nacieron de forma prematura y con muy bajo peso tienen más problemas de socialización y menos problemas atribuibles a causas externas».

Menor conducta ‘asocial’

Los bebés prematuros son aquellos que nacen antes de la semana 37 de gestación y, en función de la antelación del parto, pueden presentar problemas para respirar o digerir los alimentos. Además, también pueden sufrir más a medio plazo problemas de visión, audición o habilidades cognitivas o conductuales.

Para llevar a cabo el estudio, los autores analizaron los datos de investigaciones previas que incluyeron a un total de 747 adultos que nacieron con bajo peso –un promedio de 2,5 kilos– antes de las 40 semanas de gestación y de 1.512 que lo hicieron a término –con un peso promedio de 3,5 kilos.

Los adultos que nacieron de forma prematura y con muy bajo peso tienen más problemas de socialización y menos atribuibles a causas externasRiikka Pyhala

Los resultados, alcanzados tras examinar la posible presencia de problemas de salud mental cuando los participantes tenían una edad promedio de 23 años, mostraron que los que participantes que nacieron de forma prematura presentaban más comportamientos ‘evitables’ y tenían ‘interiorizados’ aspectos como la depresión, la ansiedad o la soledad. De igual modo, entre los grandes prematuros también se observaron menos problemas ‘externos’ como las agresiones físicas, la desobediencia de las reglas, el engaño o el robo.

Como indica Riikka Pyhala, «este hallazgo explica que los nacidos de forma prematura experimenten en la edad adulta más problemas que se manifiestan con trastornos depresivos o de ansiedad, y que al mismo tiempo no adopten conductas socialmente inaceptables o que vayan contra las normas».

Sin embargo, los autores no determinaron si los nacidos prematuramente podrían ser más propensos al crecer a desarrollar diferentes problemas psiquiátricos, ya que estos podrían deberse también a diferentes problemas neurobiológicos, hormonales o sociales.

Además, los propios investigadores también puntualizan que una de las limitaciones del trabajo es que se basó en la percepción los propios encuestados, lo que no siempre es tan fiable como los registros o diagnósticos en los que interviene un profesional sanitario. De igual modo, tampoco tenían datos sobre su salud mental en la infancia y adolescencia.