ESMO 2017: Entrevista Dr. Martin Forster

«La quimioterapia sigue siendo la columna vertebral de la mayoría de nuestros éxitos terapéuticos»

El Dr. Martin Forster es un gran experto en el tratamiento del cáncer de pulmón y hablado con ABC durante su participación en ESMO 2017 sobre los nuevos tratamientos para este tumor

Dr. Martin Forster
Dr. Martin Forster - ABC

Durante ESMO 2017, el congreso que la Sociedad Europea de Oncología Médica, se han presentado más de 1.700 estudios y algunos de ellos podrán cambiar la forma de tratar algunos tipos de cáncer, como el de pulmón. El Dr. Martin Forster, del University College Hospital, Londres, Reino Unido, ha explicado a ABC algunas de las novedades en este tipo de tumor tan letal.

- ¿Cuál es el estado actual en el tratamiento del cáncer de pulmón?

Hay dos tipos de cáncer: el cáncer de pulmón no microcítico y el cáncer de pulmón microcítico. El tratamiento estándar por excelencia ha sido, durante muchos años, la quimioterapia basada en platino en combinación como primera línea. Este panorama está cambiando. Desafortunadamente, en lo que respecta al cáncer de pulmón microcítico, no hemos sido capaces de establecer grupos de poblaciones similares con mutaciones reales o cambios moleculares. Hasta ahora, el estándar de tratamiento sigue siendo la combinación de quimioterapia basada en platino con o sin el papel de la radioterapia dependiendo de la distribución de la enfermedad. El papel de la inmunoterapia todavía se está explorando y hasta ahora no hay ningún nuevo medicamento aprobado para esta indicación.

- ¿Cuáles son los principales problemas que plantean los cánceres de pulmón metastásicos y qué abordajes existen?

El comportamiento de la enfermedad es muy diferente entre el cáncer de pulmón microcítico y no microcítico al igual que su impacto en los pacientes. En general, el cáncer de pulmón de célula pequeña (microcítico) es un tipo de cáncer de pulmón particularmente agresivo. La gran mayoría de los pacientes presenta enfermedad diseminada por lo que la quimioterapia sigue siendo la espina dorsal del tratamiento en estos casos. Muy pocas veces recurrimos a tratamientos localizados como la cirugía, e incluso cuando utilizamos tratamientos localizados, como es el caso de la radioterapia, es siempre en combinación con quimioterapia. Afortunadamente, el cáncer de pulmón microcítico responde muy bien al tratamiento: la respuesta en primera línea en combinación con quimioterapia se sitúa por encima del 70%.

El comportamiento de la enfermedad es muy diferente entre el cáncer de pulmón microcítico y no microcítico al igual que su impacto en los pacientes

Pero, desafortunadamente, es muy inestable genómicamente y desarrolla resistencia muy rápidamente, por lo que los pacientes entran a menudo en una regresión sintomática, incluso a veces durante el tratamiento en primera línea y otras, menos frecuentes, unos meses después. Incluso si tenemos una enfermedad relativamente delimitada, que podemos tratar con quimioterapia y radioterapia, la gran mayoría de los pacientes recaerá en unos pocos meses. El cáncer de pulmón microcítico casi siempre está asociado con el tabaquismo, probablemente en más del 99% de los casos, por lo que estos pacientes a menudo presentan otras co-morbilidades asociadas al tabaquismo y son personas relativamente mayores. Por lo que además del reto de controlar a los pacientes que padecen cáncer, se une también el reto de controlar otros problemas médicos.

- En este sentido, ¿qué novedades se han presentado en Madrid durante ESMO 2017?

En lo que respecta al cáncer de pulmón microcítico, están sucediendo cosas muy interesantes. Hasta ahora no hemos tenido grandes novedades en inmunoterapia. Ciertamente hemos asistido a estudios de agentes únicos que fracasaron, estudios aleatorios en fase III que no mostraros beneficios para la supervivencia. Hemos visto una actividad modesta en PD-1 como agente único, así que por el momento todas las expectativas están puestas en un tratamiento combinado, el problema que existe con la inmunoterapia en combinación es que es mucho más tóxica que los agentes únicos. Estamos también muy expectantes con PM1183 o lurbinectedina. Los datos de la combinación con doxorubicina son realmente impresionantes y los que se acaban de presentar como agente único son muy esperanzadores.

- En este caso concreto de PM1183, ¿podría explicarnos qué tipo de compuesto es, qué actividad tiene, qué posibles indicaciones tendría y en qué fase de investigación se encuentra actualmente?

Supongo que describiría a lurbinectedina como una quimioterapia novedosa. Aunque gran parte de la atención actual está puesta en las terapias dirigidas y en la inmunoterapia, se siguen desarrollando nuevos quimioterapéuticos. Yo creo que los nuevos tratamientos quimioterapéuticos con un mecanismo de acción novedoso todavía tienen un papel muy importante que desempeñar. Cuando se trata de la terapia sistémica, la quimioterapia sigue siendo la columna vertebral de la mayoría de nuestros éxitos terapéuticos.

Cuando estaba en la Universidad se hablaba de que habría una revolución en el manejo del VIH y muchas personas hablaban de cómo el cáncer podría manejarse en el futuro de la misma manera, con un número de diferentes combinaciones de tratamientos que ayudarían a convertirlo en una enfermedad crónica

El compuesto aporta otras muchas actividades, como el proceso de transcripción, por lo tanto, tiene un número de mecanismos diferentes que es parte de lo que lo hace a una terapia interesante. Llevo involucrado con lurbinectedina más de cinco años en un amplio número de estudios diferentes, tanto como agente único como en combinación con varias quimioterapias diferentes.

- Su trabajo avanza en el conocimiento de la biología del cáncer. ¿Cuánto nos queda por conocer para hacer del cáncer una enfermedad totalmente controlable o curable?

Creo que es un gran desafío. Cuando estaba en la Universidad se hablaba de que habría una revolución en el manejo del VIH y muchas personas hablaban de cómo el cáncer podría manejarse en el futuro de la misma manera, con un número de diferentes combinaciones de tratamientos que ayudarían a convertirlo en una enfermedad crónica. Pero creo que la inestabilidad genómica del cáncer en relación con otras infecciones crónicas significa que se adapta mejor a los tratamientos que utilizamos, desarrollando una resistencia demasiado rápida como para que podamos llegar a pensar, de manera realista, que podemos curarlo, incluso llegar a controlarlo.

- Cada vez hay más y mejores tratamientos para el cáncer que consiguen el objetivo de la curación en muchos pacientes. Sin embargo, los fármacos o tratamientos son cada vez más costosos. Se habla de la imposibilidad de financiar todos los tratamientos con la situación económica actual.

Creo que este es un reto enorme que tenemos y no se limita sólo a Europa. Incluso para países como EE.UU. que tienen más recursos, va a ser imposible mantener el coste de este tipo de tratamientos que queremos continuar investigando. Ser capaz de usar los medicamentos en pacientes bien identificados y seleccionados para obtener el mayor beneficio, en particular para los anticuerpos monoclonales, tanto si se trata de inmunoterapia como si no, es algo que aun estamos muy lejos de entender. Una de las claves sería tratar de comprender cómo podemos entendernos mejor con la industria, los sistemas de salud y la academia para intentar desarrollar los medicamentos adecuados y usarlos de una manera racional.

Toda la actualidad en portada

comentarios