SALUD BUCODENTAL

La periodontitis se asocia a un riesgo hasta dos veces mayor de sufrir un ictus

Aun con una periodontitis leve, la probabilidad de padecer un ictus isquémico es hasta 1,9 veces superior

Ictus isquémico
Ictus isquémico - ARCHIVO

La periodontitis o ‘enfermedad de las encías’, comúnmente conocida como piorrea, es una patología básicamente caracterizada por la inflamación y sangrado de las encías. Una enfermedad que, en caso de no ser tratada, provoca la destrucción de la masa ósea que sustenta las piezas dentales y, por ende, a la pérdida irreversible de los dientes. Pero aún hay más: numerosos estudios han demostrado la asociación de la periodontitis con distintas enfermedades muy graves y potencialmente mortales, caso de la diabetes o distintos tipos de cáncer. Y asimismo, con las enfermedades cardiovasculares, primera causa de mortalidad en todo el mundo. De hecho, una nueva investigación llevada a cabo por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Sur en Columbia (EE.UU.) muestra que, con independencia de la gravedad de la enfermedad, las personas con periodontitis tienen un riesgo hasta dos veces mayor de sufrir un ictus isquémico.

Como explica Souvik Sen, director de esta investigación presentada en el marco de la Conferencia Internacional sobre el Ictus 2016 de la Asociación Americana del Ictus que se está celebrando en Houston (EE.UU.), «nuestro trabajo confirma la existencia de una asociación gradual entre el ictus isquémico y la periodontitis. Así, y a mayor gravedad de la enfermedad de las encías, mayor es el riesgo de accidente cerebrovascular».

Mayor riesgo de ictus

Cada año, más de 17 millones de personas de todo el mundo y cerca de 120.000 españoles padecen un ictus o accidente cerebrovascular, en hasta un 85% casos por una disminución u obstrucción del flujo sanguíneo en el cerebro. Es decir, por un ictus isquémico –anteriormente denominado ‘infarto cerebral’–, ya sea de tipo ‘trombótico’, en el que el coágulo de sangre o ‘trombo’ se produce en las arterias cerebrales; de tipo ‘cardioembólico’, en el que la obstrucción en una arteria cerebral es consecuencia de un trombo proveniente del corazón; o de tipo ‘lacunar’, en el que el coágulo, de pequeño tamaño, se localiza en una de las arterias pequeñas del cerebro –las denominadas ‘arterias perforantes’.

Y en este contexto, ¿cuál es la relación entre el ictus isquémico y la periodontitis? Pues para responder a esta pregunta, los autores realizaron un seguimiento a lo largo de 15 años de 6.711 adultos que, con una edad promedio de 62,3 años y en hasta un 55% de los casos mujeres, no presentaban antecedentes de accidente cerebrovascular y se habían sometido a una rigurosa evaluación periodontal.

Nuestros resultados refuerzan las evidencias que sugieren una posible relación causal entre la enfermedad de las encías y los ictus isquémicosSouvik Sen

Durante la década y media de estudio se registraron un total de 299 ictus isquémicos, de los que un 47% fueron de tipo trombótico, un 26% de tipo cardioembólico, y un 20% de tipo lacunar.

Los resultados mostraron que, con independencia de otros factores de riesgo asociados al ictus como la edad, el sexo, el índice de masa corporal (IMC), la presencia de diabetes o el hábito tabáquico, los participantes con periodontitis leve tuvieron, frente a aquellos sin enfermedad periodontal, un riesgo hasta 1,9 veces superior de haber padecido un ictus isquémico. Una probabilidad, por su parte, que fue 2,1 veces mayor en el caso de periodontitis moderada y 2,2 veces superior en los pacientes con periodontitis severa –o ‘avanzada’.

Además, como indican los autores, «la asociación entre los niveles crecientes de enfermedad periodontal y el riesgo de accidente cerebrovascular fue más acusado en los subtipos cardioembólico y trombótico de ictus isquémico».

Hacen falta más estudios

En definitiva, como concluye Souvik Sen, «la asociación gradual entre el grado de periodontitis y el ictus isquémico refuerza las evidencias que sugieren una posible relación causal entre la enfermedad de las encías y los ictus isquémicos».

Sin embargo, como apunta Maurizio Trevisan, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York (EE.UU.), sobre los resultados, «desgraciadamente, el estudio, dado su carácter observacional, no prueba la existencia de una relación del tipo ‘causa-efecto’. Así, todavía tenemos que establecer si tratando la periodontitis podemos prevenir los ictus».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios