SALUD BUCODENTAL

La terapia hormonal también protege frente a la periodontitis en la postmenopausia

La administración de estrógeno para tratar la osteoporosis en la postmenopasia reduce en hasta un 44% el riesgo de desarrollo de periodontitis severa

Una buena salud budodental es clave para una buena salud general
Una buena salud budodental es clave para una buena salud general - ARCHIVO

La interrupción definitiva de la menstruación en la mediana edad, o lo que es lo mismo, la llegada de la menopausia, constituye una etapa en la vida de la mujer caracterizada por una menor producción de hormonas femeninas, fundamentalmente de estrógenos. Y dado que este menor nivel de estrógenos se asocia con la aparición de síntomas muy molestos como los sofocos o las migrañas y con un mayor riesgo de aparición de enfermedades como la osteoporosis –esto es, la pérdida progresiva de la densidad de los huesos, lo que aumenta el riesgo de fracturas–, muchas mujeres reciben tratamiento para ‘corregirlo’. Se trata de la consabida ‘terapia hormonal sustitutiva’ (THS), cuyo perjuicio o beneficio continúa siendo objeto de un intenso debate entre los científicos. Por ejemplo, ¿la terapia hormonal mejora la salud ósea y, por tanto, protege frente a la osteoporosis? Pues según los estudios, sí. De hecho, una nueva investigación dirigida por investigadores de la Universidad Federal de Bahía en Salvador de Bahía (Brasil) muestra que la THS para tratar la osteoporosis también mejora la densidad ósea en la mandíbula, reduciendo así, y mucho, el riesgo de desarrollo de periodontitis severa.

Como explica Johelle de Santana Passos Soares, directora de esta investigación publicada en la revista «Menopause» de la Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS), «nuestros hallazgos sugieren que las mujeres que reciben terapia con estrógeno para tratar la osteoporosis en la postmenopausia tienen una menor prevalencia de periodontitis severa que aquellas que no reciben tratamiento».

Huesos más fuertes

La periodontitis o ‘enfermedad de las encías’, comúnmente conocida como piorrea, es una patología básicamente caracterizada por la inflamación y sangrado de las encías. Una enfermedad que, más allá de causar la destrucción de la masa ósea que sustenta las piezas dentales y, por tanto, provocar la pérdida de los dientes, se asocia a un mayor riesgo de enfermedades muy graves y potencialmente mortales como las cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

Es más; distintas investigaciones han demostrado que, a su vez, la pérdida de los dientes supone un mayor riesgo de deterioro cognitivo y de episodios potencialmente mortales como el infarto de miocardio y el ictus. De ahí la importancia de una buena higiene bucodental y de prevenir los factores de riesgo de la periodontitis, caso de la pérdida de hueso en la mandíbula. Y en este contexto, como recuerda JoAnn Pinkerton, directora ejecutiva de la NAMS, «la osteoporosis puede tener lugar en cualquier zona del organismo, incluida la mandíbula, y conllevar así un riesgo incrementado de periodontitis».

Las mujeres que reciben THS para tratar la osteoporosis en la postmenopausia tienen una menor prevalencia de periodontitis severa Johelle Passos Soares

Así, el objetivo del nuevo estudio fue evaluar si la THS que se administra en la postmenopausia para tratar la osteoporosis se asocia a un incremento de la densidad mineral ósea a nivel de la mandíbula y, por ende, induce una mejoría de la salud oral general. Y para ello, los autores contaron con la participación de 492 mujeres postmenopáusicas con edades comprendidas entre los 50 y los 87 años, 113 de las cuales estaban recibiendo THS para la osteoporosis durante un mínimo de seis meses. Concretamente, el tratamiento consistía en la administración de estrógeno en monoterapia o en combinación con progestina, así como de calcio y suplementos de vitamina D.

De acuerdo con los resultados, las participantes que tomaban THS tuvieron una incidencia hasta un 44% menor de periodontitis severa –o ‘avanzada’– que aquellas que no recibían el tratamiento. Un beneficio asociado a la terapia hormonal que, además, fue independiente de otros factores de riesgo asociados a la enfermedad de las encías, caso de la edad o el tabaquismo.

Hay que cuidar la boca

En definitiva, la terapia hormonal para la osteoporosis en la postmenopausia protege también frente a la periodontitis, reduciendo así el riesgo de complicaciones que, más allá de empeorar la calidad de vida, pueden llegar a comprometer la esperanza de vida de las afectadas.

Como concluye JoAnn Pinkerton, «este estudio demuestra que la terapia con estrógenos, que ya ha constatado ser efectiva en la pérdida de masa ósea, también puede prevenir el empeoramiento de la enfermedad de las encías y los dientes. Todas las mujeres, y muy especialmente aquellas con bajos niveles de estrógeno o en tratamiento con bifosfonatos para la osteoporosis, deberían cuidar adecuadamente su salud bucodental como parte de un estilo de vida saludable».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios