Salud

El aumento de peso como síntoma aislado no suele estar justificado por el hipotiroidismo

Entre el 30 y 40% de las consultas al endocrino son por patología tiroidea

El doctor Alberto Aliaga Verdugo
El doctor Alberto Aliaga Verdugo - ABC
ABC Sevilla - Actualizado: Guardado en: Salud

Las enfermedades tiroideas tienen una alta incidencia en la población española y, en muchos casos, suelen ser diagnosticadas de manera casual. Sus síntomas pueden confundirse fácilmente, ya que son poco específicos y se producen por otras muchas causas. Además, estas enfermedades son mucho más frecuentes en mujeres que en hombres.

El doctor Alberto Aliaga Verdugo, coordinador de los servicios de endocrinología de los hospitales Quirónsalud Infanta Luisa y Sagrado Corazón, señala que «la patología tiroidea supone entre el 30 y el 40% de los motivos de consulta, siendo el hipotiroidismo la enfermedad tiroidea más frecuente. En muchos casos su hallazgo es casual en el contexto de síntomas poco específicos o exámenes rutinarios de salud».

«Los síntomas más frecuentes del hipotiroidismo son poca energía, cansancio, sueño, sensibilidad al frío, falta de concentración y olvidos frecuentes, estreñimiento, desajustes en el ciclo menstrual, caída inusual del cabello, ronquera y, menos frecuentemente, justifica un aumento de peso», afirma el doctor Aliaga, quien continúa: «Existe la falsa creencia de que la ganancia de peso, como síntoma aislado, está justificada por el hipotiroidismo, pero en realidad se debe a malos hábitos alimenticios y a falta de ejercicio físico».

El diagnóstico es sencillo y para descubrir una disfunción tiroidea solo se precisa de una extracción de sangre. «Está recomendado a toda persona con antecedentes familiares, con los síntomas anteriormente descritos o en el momento de planificar un embarazo. Su no detección podría derivar en enfermedades graves, pero un diagnóstico precoz permite controlar cualquier patología tiroidea», asegura el especialista en endocrinología y nutrición.

Otras enfermedades tiroideas

Aunque el hipotiroidismo es la enfermedad más común, hay otras enfermedades tiroideas como hipertiroidismo, cuando se tiene un exceso de hormona tiroidea en la sangre; y los nódulos, que no suelen asociarse a un mal funcionamiento del tiroides, y cuya importancia es descartar la existencia de un cáncer de esta glándula, aunque en su inmensa mayoría es benigno.

Toda la actualidad en portada

comentarios