Salud

La no detección a tiempo del glaucoma conduce a la ceguera irreversible

Los especialistas recomiendan visitar periódicamente al oftalmólogo, especialmente a partir de los 40 años

La no detección a tiempo del glaucoma conduce a la ceguera irreversible

El próximo 12 de marzo se celebra el Día Mundial del Gaucoma y desde los servicios de oftalmología de los hospitales Quirónsalud Sagrado Corazón y Quirónsalud Infanta Luisa recuerdan que un diagnóstico precoz de la enfermedad conlleva un mejor pronóstico, llegando a evitar una ceguera irreversible por atrofia del nervio óptico.

Según los especialistas, las revisiones están recomendadas a partir de los 40 años, especialmente en los casos de quienes tengan antecedentes familiares ya que esta enfermedad tiene factores hereditarios.

El coordinador de la Unidad de Glaucoma del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón-CAO, doctor Javier Serrano Vaquero, afirma que actualmente hay «diferentes procedimientos mínimamente invasivos que ofrecen nuevas y valiosas oportunidades para el control de la presión intraocular, presentándose como alternativas válidas para el manejo de determinados casos de glaucoma». Del mismo modo, señala que «la esclerotomia profunda no perforante (EPNP) y un nuevo implante (XEN) están dando magníficos resultados en el control tensional con mínimos riesgos».

El doctor Emilio de Vicente Esquinas, jefe del servicio de oftalmología del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa, destaca que normalmente el glaucoma es detectado en consulta dentro de las revisiones rutinarias «la primera prueba que se realiza es la tonometría que consiste en la medida de la presión intraocular» afirma el especialista que continúa «en el caso de detectar una hipertensión ocular, alteración característica del glaucoma, se realizan otras pruebas diagnósticas que indican en qué fase evolutiva se encuentra la enfermedad». A partir de ese momento el especialista indica un tratamiento para normalizar la tensión ocular y frenar el avance de la enfermedad.

El glaucoma

El glaucoma crónico simple es una enfermedad ocular que produce la afectación del nervio óptico de forma progresiva y en ambos ojos. Suele estar asociada a un aumento de la presión intraocular (PIO). Produce una reducción progresiva del campo visual y en su fase inicial solo puede ser diagnosticada por el oftalmólogo.

La prevalencia universal está entre el 0.5% y el 2% de la población a partir de los 40 años y llega al 7-8% a los 80 años.

Causas

No existe una causa clara ni única del desarrollo de esta enfermedad, peros hay factores hereditarios (es más frecuente si existen familiares con glaucoma), circunstancias precipitantes, como la toma de fármacos (corticoides), y otras patologías oculares que secundariamente la desencadenan.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios