Sevilla

Sevilla / EN PLENA MADRUGADA

El Ferrari que no quería semáforos

Día 06/04/2013 - 00.15h
Temas relacionados

La Policía Local detiene al conductor de un deportivo que se fugó tras recibir el alto y que acabó empotrando el coche

No se trataba de las calles de Montecarlo ni el piloto era Fernando Alonso. Ni la carrera estaba regida por el reglamento de la FIA. Nocturnidad frente al luminoso mediodía del clásico automovilístico de Mónaco. Pero un Ferrari rojo voló sobre el asfalto y la pintura de los pasos de cebra sin detenerse. Ni siquiera al alto reclamado por la Policía Local.

Sucedía en la madrugada de ayer en Sevilla. Sobre las seis de la mañana. En la avenida Ramón y Cajal, un potente deportivo con el escudo amarillo del cavallino rampante estaba parado en un semáforo, al que se acercó un patrullero de la Policía Local al comprobar que carecía de matrícula. Puesto el vehículo policial a su altura —fue la única vez que pudo hacerlo—, los policías comprobaron también que el conductor no llevaba puesto el cinturón, con lo que le dieron instrucciones para que aparcara y bajase del coche. Lejos de acatar, el piloto inició una temeraria fuga a toda velocidad por esa avenida, girando violentamente hacia la avenida Ciudad Jardín en dirección a la Gran Plaza. Imposible de alcanzar, como es lógico, para el patrullero, que dio el aviso para que otro se cruzara en la avenida de la Cruz del Campo y así detener al potente deportivo italiano. Pero éste no se amedrentó y avanzó a toda velocidad hacia el segundo vehículo policial, que terminó apartándose in extremis para no ser embestido.

El Ferrari atravesó Luis Montoto y tomó dirección a la avenida de El Greco, donde terminó su huida al chocar contra uno de los coches aparcados. El coche fugado quedó empotrado y los intentos del piloto por sacarlo dándole desesperadamente marcha atrás fueron en vano. Quedó literalmente clavado. La Policía Local detuvo entonces al piloto, que, con modos muy agresivos, no sólo ofreció resistencia, sino que lesionó a dos agentes. Al negarse a completar las pruebas de alcoholemia, S.I.S.O., sevillano de 40 años y con síntomas evidentes de conducir bajo efectos de drogas o alguna bebida -pupilas dilatadas, halitosis...-, fue detenido y trasladado al calabozo de Blas Infante. Carrera sin concluir.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue abcdesevilla en...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.