Un tren AVE en la estación de Santa Justa
Un tren AVE en la estación de Santa Justa - abc
más recortes en verano

Menos camas, quirófanos, personal... los enfermos ya notan las «rebajas» de agosto del SAS

Actualizado:

Un total de 1.106 camas ha cerrado el Servicio Andaluz de Salud (SAS) este mes de agosto en los hospitales Virgen del Rocío, Macarena, Valme y en el de la Merced de Osuna, frente a las 668 que clausuró el año pasado por estas fechas, según datos del sindicato de Enfermería, Satse, que ha verificado la situación a «pie de obra». Se trata de casi el doble de camas cerradas que en 2012.

A ello suma el cierre también de un total de 49 quirófanos que estarán si uso en agosto y la clausura de los centros de salud y de especialidades en horario de tarde, una circunstancia que «repercutirá de forma grave en la asistencia que se ofrece al ciudadano».

Ha empezado agosto y los perjuicios a los enfermos no se han hecho esperar. El Sindicato de Técnicos de Enfermería (SAE) destacaba ayer que en Observación del Virgen del Rocío de Sevilla había 54 enfermos ingresados cuando la zona está habilitada para 36 y que incluso muchos pacientes aguardaban cama desde el día 1 de agosto.

Por su parte, Reyes Zabala, secretaria provincial del sindicato de Enfermería Satse, apuntaba que en esa área hospitalaria había personas esrando cama más de 72 horas y que sólo había una libre para pacientes críticos.

«El exceso de camas cerradas y de centros de salud traen los colapsos de las urgencias que ya se veían venir», señala para agregar que «al parecer están llamando al personal sanitario a su casa en sus días libres para que acudan al hospital porque no tenemos constancia de nuevas contrataciones».

En cuanto al Virgen Macarena, también asegura que la zona de Urgencias está saturada y que han «tenido que abrir la planta 4B que estaba cerrada para llevar a unos once pacientes». Desde la sección sindical de CC.OO. del Virgen Macarena decían ayer a ABC que a las dos de la tarde «las urgencias estan a tope, tanto Observación, como Traumatología e incluso Psiquiatría».

«La cuarta B sigue abierta con personal de retén» después de abrirse en la madrugada del lunes, a las dos de la mañana «con aproximadamente 11 enfermos».

«De seguir así la frecuentación de enfermos—termina CC.OO.— tendrán que abrir más plantas de las que han cerrado».

Alejandro González Alonso, delegado de Csi-f Sanidad certificaba que el Macarena ayer a las tres y cuarto de la tarde «está con las Urgencias al 100%, el personal de Triage no para y se han quedado dos consultas médicas cerradas» Dice que la demora asistencial oscila entre 5 horas en adelante y que había un paciente con antecedentes cardiacos derivado del centro de salud de Camas desde las dos de la madrugada de ayer lunes y a las tres de la tarde todavía «está en la sala de espera sentado en una silla despues de una primera antención médica».

Por otra parte recalca que «Observación está ocupada al 100% sin ninguna cama libre; estancias cortas, en la 1ª planta, al 90%; que en la UCI hay tres camas cerradas y en la planta 8ª el ala A; en la 7ª, la C y la B; en la 6ª, media Ala B de Pediatría, cerrada y las demás al 50%; en la 4ª, el ala B se está llenándo poco ha poco ya que estuvo también cerrada; en la 3ª está cerrada el ala B; y, en la 2ª, la A y la C».

«Csi-f como sindicato independiente y de funcionarios y entendiendo que la función púlica somos todos los ciudadanos. nos implicamos y nos preocupamos por la atención que se le tiene que dar a la ciudadania y que los profesionales puedan atender con la mayor eficacia posible lo que conlleva a la contratacíon de más personal», afirma González Alonso quien no deja atrás el sufrimiento de los pacientes que «no pueden ser ingresados en tiempo y forma».

Un portavoz oficial del SAS, preguntado ayer por ABC, afirmó que la situación en los hospitales sevillanos —Virgen Macarena, Virgen del Rocío y Vigen de Valme— es de «normalidad» y que «la frecuentación tiene la misma dinámica del verano pasado». No obstante reconocen que este fin de semana pasado en el Macarena se ha intensificado la demanda y que «se tenido que abrir un ala de una planta».