patrimonio

El Hospital del Pozo Santo, asfixiado por una obra a la que obliga la Junta, pide ayuda a Sevilla

El jueves abre sus puertas para el tradicional besamanos de la Virgen del Tránsito, que ya celebra su novena

aurora flórez - Actualizado: Guardado en: Sevilla

El Hospital del Santísimo Cristo de la Sangre, vulgo del Pozo Santo, pide la ayuda de Sevilla para sufragar una obra de adaptación a la normativa que exige la Junta de Andalucía y que asciende a 1,5 millones de euros.

El asilo que gestiona la Congregación de Religiosas Terciarias Franciscanas, acoge en la actualidad a 44 ancianos y ancianas y no recibe subvención alguna, por lo que las ocho monjas que forman la comunidad están asfixiadas, al haber bajado también el volumen de donaciones privadas y de bienhechores.

Las religiosas viven con lo justo y lo están pasando mal. «Nos las vemos y nos las deseamos», dicen la superiora, la madre Sacramento, y la vicaria, la madre Raquel, que dejan muy claro que «los garbanzos no faltan a los ancianos».

Además del importe de la obra, que realiza la empresa Jarquil, a la que las monjas están muy agradecidas por los favores y la buena voluntad que demuestra, la comunidad hace frente a los certificados que pagan todos los meses, la luz, el agua, las comidas especiales para los residentes con dietas y las nóminas de más de una veintena de trabajadores que tiene que tener la residencia.

Ayer empezó la tradicional novena a la Virgen del Tránsito, que se celebra hasta el día 22, abriendo las puertas la iglesia a las 19.30 horas de la tarde cada día para empezar a rezar el rosario a las 20 horas y el ejercicio de la novena y la misa después.

El 15 de agosto, las religiosas, con todo el esfuerzo, abren las puertas para que los sevillanos disfruten del besamanos a la Virgen del Tránsito de 9 a 14 horas. Estos cultos no dejan de ser una oportunidad de oro para echar una mano, en la medida de lo posible, a quienes todo lo dan por los ancianos.

Toda la actualidad en portada

comentarios