Sevilla

Sevilla / tragedia en el polígono sur

Tensa calma en las Tres Mil Viviendas tras el tiroteo que costó la vida a una niña

Día 24/08/2013 - 12.25h
Temas relacionados

Vecinos advierten de que «ahora hay demasiada tranquilidad» en el barrio «y eso da miedo». La mayoría dan por seguro que habrá represalias de la familia de la niña fallecida en el tiroteo

josé galiana
Exterior de la vivienda tiroteada por el clan de Los Perla y donde falleció una niña de siete años
josé galiana
Un vecino del Polígono Sur pasea en bicicleta por sus calles
josé galiana
La convivencia en Las Vegas, el barrio más el Polígono Sur de Sevilla
imagen anteriorimagen siguiente

«Hay una atmósfera muy extraña. Hay demasiada tranquilidad y eso da miedo», asegura Manuel, quien vive con su esposa y sus tres hijos menores a escasos metros de la vivienda, que el pasado martes por la noche fue tiroteada por el clan de Los Perla acabando con la vida de la pequeña Encarnación, de siete años de edad.

Al mediodía de este viernes, vecinos y comerciantes, aún conmocionados por el trágico suceso ocurrido en la calle Orfebre Cayetano González, en la zona conocida como los Amarillos, en el barrio Murillo –popularmente llamado las Tres Mil Viviendas–, intentaban a duras penas y con cierta resignación realizar sus quehaceres cotidianos en una zona «donde hasta la más mínima riña se soluciona con amenazas de sacar un arma, ya que aquí la gran mayoría de los vecinos llevan pistolas», repetían.

La casa de la víctima fallecida, un bajo de un edificio de cuatro plantas, permanecía cerrada. Los numerosos orificios que atravesaban las paredes, puertas y una persiana exterior muestran la magnitud de los indiscriminados disparos realizados sobre los cinco miembros de la unidad familiar, entre ellos tres niños, pertenecientes al clan de Los Mariano. En concreto, la Policía localizó más de una veintena de balas. En la acera de enfrente de la casa aún quedan los círculos pintados con tiza blanca por los agentes policiales de los casquillos de bala encontrados.

«Yo, como gitano, pienso que esta muerte no quedará en el olvido sin más», enfatiza Manuel, quien teme que se produzca una respuesta contundente por parte del clan de Los Mariano, uno de los más conflictivos y beligerantes del barrio, cuando ya no haya tanta Policía. «Han buscado la ruina de una buena familia, que nunca ha tenido ningún problema con el vecindario y que se dedicaba a vender pan desde la ventana de su casa para ganarse la vida. Cuando pase unos días tomarán represalias», afirma convencido.

Tanto Manuel, como su vecina Ana denuncian la degradación que ha sufrido el barrio con el paso de los años. «Hoy es un barrio muy conflictivo», aseveran. «La Administración se ha reído de los vecinos. ¿Cuántas reuniones hemos mantenido con el Comisionado y cuántas promesas nos han hecho ya? Que las Administraciones no sean hipócritas. El barrio se ha degenerado porque los partidos políticos nos han abandonado».

«Las Vegas», al límite

El clima de crispación se repite entre los vecinos que viven en la zona más deprimida del Polígono Sur: Martínez Montañés, conocida como «Las Vegas». Carteles que anuncian la rehabilitación de viviendas y que no se materializan, bloques de pisos cerrados, casas en un avanzado estado de deterioro y en las que llegan a vivir hacinadas hasta doce personas, aguas fecales estancadas en los bajos de los bloques con el riesgo de infección, basura y suciedad, la venta de drogas o los tiroteos son el escenario diario al que se han acostumbrado a vivir los cerca de 2.500 habitantes de esta zona marginal de la ciudad.

Tensa calma en las Tres Mil Viviendas tras el tiroteo que costó la vida a una niña
j. galiana
Rafael Pertegal

El presidente de la asociación de vecinos de Martínez Montañés, Rafael Pertegal, señala que se han arreglado algunos bloques, «pero si no se trabaja con las familias, de nada sirven las inversiones. Por ello, reivindica que los trabajadores sociales «deben salir del centro cívico El Esqueleto y mantener un contacto más directo con los vecinos en la calle e inculcarles el respeto por las normas de convivencia».

Con todo, hay jóvenes que intentan salir de la pobreza. Es el caso de Antonio, de 22 años, casado y con dos hijos. Compró una caravana y montó hace unos meses un pequeño negocio de ultramarinos en la calle Edipo Rey, una de las nuevas rotulaciones que se han colocado en las calles de «las Vegas» este año. «Tengo que mantener a mi familia y no hay locales para abrir un comercio», afirma mientras baldea la acera. «Hay que mantener el barrio limpio», sostiene. Mientras tanto, el Centro de Apoyo al Desarrollo Empresarial, levantado por la Consejería de Economía de la Junta en «Las Vegas», con una inversión cercana al millón de euros permanece cerrado.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue abcdesevilla en...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.