En el Opium, clausurado, se drogó a clientes con burundanga
En el Opium, clausurado, se drogó a clientes con burundanga - jesus spínola
alerta policial

Burundanga, la droga que anula la voluntad

Aunque no se encuentra aún incluida en la lista de sustancias ilegales, la Policía alerta del auge de esta droga

Actualizado:

Procedente de Suramérica, se usa para anular la voluntad de las víctimas ya que se trata de una sustancia altamente tóxica, mezcla de psicotrópicos clásicos con anfetaminas, que provoca que las personas entren en un estado de pasividad, pérdida de voluntad y actitud complaciente. Es barata y sirve de instrumento perfecto para cometer delitos, y al no encontrarse aún incluido en la lista de drogas ilegales, su tráfico no está penado, por lo que se está extendiendo como la pólvora por España. La alerta empieza a cundir entre los responsables policiales y sanitarios ya que esta droga ni siquiera se consume sino que se usa para agredir a otras personas.

En Sevilla, la alerta saltó con la reciente clausura del club Opium después de que varios clientes denunciasen que se les había drogado con burundanga por parte de algunas chicas para que éstas se hicieran con sus tarjetas de crédito y las utilizaran realizando transferencias a una red de estafadores. El problema es que la víctima, al perder la voluntad, se queda prácticamente sin recuerdos de lo sucedido, lo que dificulta la solidez de la acusación. Uno de los denunciantes señaló que había sido drogado al lanzarle el polvo a la cara una de las chicas, mientras que al resto se les fue administrada en la bebida. El tiempo de actuación es excesivamente rápido: tan sólo tarda en hacer efecto en la víctima 3 o 4 minutos.

Dada la peligrosidad de esta nueva droga, la Policía Nacional ha intensificado la formación de sus grupos. En la Udyco, dentro del Grupo III, el inspector Jesús López es el responsable de lo relativo a las drogas de síntesis en Sevilla. «En Sevilla, el éxtasis o el cristal siguen siendo las reinas de las drogas de diseño aunque ya se empiezan a ver casos de este tipo». La burundanga avanza peligrosamente.

Los principales puntos de producción son Reino Unido, Paises Bajos y Alemania, desde donde se distribuye al resto de Europa. Según el Observatorio Europeo de Drogas, cada semana aparece una nueva sustancia artificial e Internet ayuda a moverlas más rapidamente. Una sobredosis de esta nueva droga, la burundanga, puede causar delirio, parálisis, estupor e incluso la muerte en unos minutos.