Sevilla / primer Rey católico de Sevilla

La Puerta de Córdoba, lugar del martirio de San Hermenegildo

Día 01/12/2013 - 08.08h
Temas relacionados

La torre-puerta guarda un oratorio con artesonado mudéjar y el acceso al que pudo ser el calabozo en el que el visigodo Leovigildo encarceló a su hijo por no renunciar a su fe

j. j. úbeda
Imagen sedente de San Hermenegildo situada en una diminuta capilla en la primera planta de la muralla
j. j. úbeda
Patio interior de la Torre
imagen anteriorimagen siguiente

El hallazgo de la inscripción de 1871 en el Registro Único de la Propiedad de Sevilla que reconoce como propietaria de pleno dominio de la Puerta-Torre de Córdoba a la más de siete y media veces centenaria Hermandad de San Hermenegildo nos trae esta primera apertura simbólica de las jambas de este enclave de la defensa y entrada de la vieja ciudad, único medieval que sobrevive en Sevilla, profunda e indesgajablemente unida al que fue el primer rey católico de esta tierra y a la corporación que guarda y mantiene su memoria.

Con este pleno derecho, que tenía moralmente, la Hermandad ha mostrado a ABC de Sevilla esos tesoros que demuestran que hay quienes aún tiene fuerzas y ganas de recuperar tradiciones y hacer resurgir secretos olvidados, a la vez que vuelve emprender la tarea de revivir y difundir la figura del que fue el primer rey católico de Sevilla, santo, mártir, copatrón de una tierra que lo veneró y lo dejó luego sólo en denominaciones de edificios, vidrieras, esculturas... en las que vecinos, turistas y viandantes no profundizan ya.

Deja hoy la Hermandad primero expeditas metafóricamente estas viejas jambas de torre acodada para nosotros, en espera del acariciado proyecto de que puedan ser franqueadas por sevillanos y turistas en visitas concertadas, para conocer los apasionantes recuerdos que guarda y conserva la Hermandad, ligada desde su fundación en 1248 y en la Reconquista de San Fernando, al visigodo católico San Hermenegildo, a su sacrificio, y al lugar en el que fue encarcelado y muy posiblemente ejecutado por orden de su propio padre por defender la fe a la que se había convertido.

Hermenegildo, Recaredo...

Es imprescindible adentrarse en la Puerta de Córdoba acompañados de la biografía de San Hermenegildo, nacido en el año 564 en Sevilla, según algunos historiadores. Estamos en la España visigótica regida por el acérrimo arriano Leovigildo, casado con la católica Teodosia, hermana de San Isidoro, San Leandro, San Fulgencio y Santa Florentina, con la que tuvo dos hijos: Hermenegildo y Recaredo antes de enviudar y volver a contraer matrimonio con Gosvinda, arriana también, que según el Papa San Gregorio, fue la causante de una de las persecuciones más virulentas contra los católicos.

El matrimonio de Hermenegildo con la princesa católica Ingunda, su envío a Sevilla como corregente de la Bética y la catequética influencia de su tío San Leandro fueron vitales para que adjurase del arrianismo y recibiera el bautismo católico, consiguiendo, a la vez, el apoyo de los hispanorromanos católicos de Sevilla. Hecho que desencadenço la ira de su padre, que intentó que Hermenegildo apostatase de su nueva fe y asedió la ciudad durante dos años hasta que apresó a su hijo, que encarceló en el espacio que hoy es la torre de la Puerta de Córdoba de las primeras murallas romanas.

Hoy, en este torreón superviviente, el pequeño oratorio de dos metros de largo por uno de ancho y dos de alto, con magnífico artesonado mudéjar que conserva sus colores rojos, azules y oro... recuerda la devoción que se le tuvo a San Hermenegildo en Sevilla. Esta joya de capillita se hizo sobre el calabozo del centro de la torre, «en cuya estrecha concavidad igualmente se admira y se conserva la espantosa cárcel y rigurosa prisión de nuestro Santo Rey», recogen las Reglas y estatutos de la Hermandad, presentadas el 24 de marzo de 1687 al Rey Carlos IV, para actualizar las anteriores.

En su «Sevilla monumental y artística» (1892), José Gestoso habla del pequeño hueco «abierto en la muralla», que «apenas da espacio a una persona acurrucada para moverse». Y el historiador Pablo Espinosa de los Monteros en su «Historias, antigüedades y grandezas de la muy leal...» (1627), describe un callejón muy angosto y profundo y obscuro, de cinco pies de largo y menos de ancho, que fue la prisión del santo.

En ese ínfimo reducto, que queda ahora para la investigación de expertos e investigadores, bien pudo recibir el martirio San Hermenegildo tras negarse a recibir la comunión de manos de un obispo arriano el 13 de abril del año 585. Ahí pudo elevar la cruz con la que aparece en su iconografía mientras sufría el «golpe con la hacheta o segur que descargó sobre su sagrada cabeza el malvado capitán Sigisverto».

Disputa con Tarragona

Tarragona disputa a Sevilla ser el lugar del martirio del Rey —que también (y por abundar en la reivindicación sevillana aportamosl) el historiador y canónigo Ambrosio de Morales sitúa en nuestra ciudad—, cuyas reliquias, como la cabeza y pequeños restos, estuvieron expuestas a la veneración de los sevillanos hasta la invasión musulmana en el 711. Hoy están, salvo un pequeño hueso que conserva la Hermandad, en el Monasterio del Escorial, donde fueron trasladadas al cumplirse los mil años de su martirio por el Rey Felipe II, quien, gran devoto de nuestro santo, pidió al Papa Sixto V la canonización de Hermenegildo, a quien consideraba artífice de la conversión católica nacional. Leovigildo se convertiría al catolicismo al final de sus días y con Recaredo el país abrazaría la fe.

Por todo ello, el hermano mayor, Manuel García Querencio, tiene una hipótesis y lanza algunas preguntas: «¿si en España se hubiera implantado definitivamente el arrianismo qué hubiera pasado con la dominación musulmana? ¿quién hubiese realizado la Reconquista?» No es el único empeño de esta Hermandad, que ha supervivido gracias a su unión a la Adoración Nocturna al Santísimo Sacramento, con nueva junta de gobierno desde hace seis meses y trabajo de más de dos años, que ha pasado en este tiempo de cuatro a casi ochenta hermanos, pues quiere que, por derecho de copatrón salga en la procesión del Corpus Christi, como ya lo hiciera en el siglo XVI y en varios años del XIX.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue abcdesevilla en...

Lo ?ltimo...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.