CONSECUENCIAS DEL CAMBIO CLIMÁTICO

¿Cómo será el clima de Sevilla dentro de cien años?

A final de siglo, las lluvias se reducirán un 20%, la temperatura subirá 4,5 grados, el clima de la Sierra Norte será como el de Écija y la zona de Arahal y Morón será desértica, según Rediam

M. D. ALVARADO - Actualizado: Guardado en: Sevilla

Aprieta el calor en el sur ya estos días —Sevilla está en alerta este fin de semana por temperaturas máximas en torno a los 40 grados— y algunos se acuerdan en estos momentos de vincular esas oscilaciones al llamado cambio climático. Aunque para algunos hablar de ese cambio se relacione sólo con el calentamiento de los cascos polares o la subida del nivel del mar y parezca ser algo muy lejano, la realidad es que todo apunta a que tendrá importantes repercusiones sobre nuestro medio y nuestra subsistencia. Las previsiones para nuestra provincia auguran un aumento de la temperatura media que puede alcanzar los 4,5 grados, un descenso de las precipitaciones, un incremento de la aridez y, con todo ello la extensión de un clima más seco que provocará la desaparición de humedales y la puesta en riesgo tanto de especies vegetales autóctonas como de sistemas de cultivos tan extendidos como el secano.

Así se deduce de los datos facilitados por la Red de Información Ambiental de Andalucía (Rediam), órgano dependiente de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía que realiza, conforme al proyecto de cooperación interregional de la UE Adaptaclima, una serie de análisis sobre escenarios locales de ese cambio climático. Toman como base los datos del Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático y con unos modelos parecidos a los de la previsión metereológica, adobados con datos históricos locales que permiten ver las variaciones sufridas en las distintas estaciones del año, elaboran estudios. Las conclusiones tienen en cuenta los distintos escenarios posibles, es decir si no se toma ninguna medida para paliar los efectos de la emisión de gases invernaderos, si se adoptan sólo algunas o todas las medidas posibles, y aventura las consecuencias de aquí a final de siglo.

De esos datos se saca una primera conclusión: las temperaturas medias en la provincia de Sevilla subirán de aquí a final de siglo y las precipitaciones disminuirán. ¿Cuánto? En el mejor escenario posible, es decir tomando medidas para frenar la emisión de gases de efecto invernadero, frenando la contaminación que genera la actividad humana y compensándola, las temperaturas medias subirán «sólo» 2,1, y en el peor, si no se hace nada, 3,9. Ese aumento de temperaturas será más importante en primavera y verano, pudiendo alcanzar un incremento de 4,5 grados en septiembre. Así, si entre 1961 y el año 2000 la temperatura media en agosto en la provincia fue de 26,3 grados, entre 2011 y 2040 alcanzará, según el escenario intermedio y más probable, los 27,4 (un grado más), entre 2041 y 2070 será de 29,1 grados y a final de siglo alcanzará los 30,1 gradosde media; en el caso de septiembre, de los 23,2 grados que tenía en el año 2000 pasará a tener a final de siglo 27,8, y mayo pasará de tener 18,5 grados de media entre 1961 y 2000 hasta los 22,8. El aumento será mayor en las sierras norte y sur de la provincia.

Subirán las temperaturas sí, pero además descenderán las precipitaciones: lloverá entre un 15,9 y un 20,9% menos y se notará más también en la Sierra Norte. Además, el riesgo de inundaciones sigue, porque los datos, señalan desde el Servicio de Información y Evaluación Ambiental, constatan que cada vez hay menos precipitaciones pero que cuando llueve lo hace con más intensidad. Esta situación puede incrementar el proceso de la erosión sobre todo en las sierras y mayor afección a los cultivos.

Así las cosas, la tendencia, apuntan desde Medio Ambiente, es una simplificación de los tipos climáticos, de tal manera que si ahora la mayor parte de la provincia se caracteriza por tener un clima mediterráneo oceánico, en el futuro éste, algo más suave, se reducirá al área más occidental de la provincia. En el resto, se extenderá el clima mediterráneo subcontinental, con veranos e inviernos más cálidos, que hoy tienen las zonas próximas a Córdoba y Málaga. Esta situación afectará a productividad primaria, sobre todo al secano y en especial a las Sierra Norte y, sobre todo, a la sur, dificultando la permanencia de algunas especies forestales. Estos datos son previsiones, pero a tener muy en cuenta...

Como ejemplos concretos, cabe destacar que la Sierra Norte tendrá un clima muy parecido al que actualmente presenta Écija, con veranos e inviernos más cálidos. O en la zona sur de la provincia, en áreas como las de Morón o Arahal, el clima tenderá a convertirse en mediterráneo subdesértico, como el que actualmente se da en buena parte de Almería.

Toda la actualidad en portada

comentarios