El Centro Cultural Cajasol será gestionado por el Ayuntamiento a partir del próximo enero
El Centro Cultural Cajasol será gestionado por el Ayuntamiento a partir del próximo enero - vanessa gómez

El Ayuntamiento baraja convertir el Centro Cajasol en sede de sus festivales

Cultura asegura que mantendrá abierto este teatro y anuncia una programación estable

Actualizado:

El futuro del Centro Cultural Cajasol, antiguo Teatro Álvarez Quintero de la calle Laraña, depende actualmente de un estudio económico que va a llevar a cabo el Ayuntamiento en las próximas semanas para dotar de actividad cultural al recinto. Incluso se baraja la posibilidad de que el edificio sea sede permanente de la Bienal de Flamenco y el Festival de Cine Europeo, donde las oficinas están más organizadas que en la actual sede de estos festivales, el convento de Santa Clara. De momento, este uso es sólo una idea que ha puesto encima de la mesa el gobierno municipal y que se resolverá «sin prisas», según confirman a este periódico fuentes del gobierno. El Ayuntamiento no quiere improvisar con esta «situación sobrevenida» e «inesperada» —así es como la califican internamente— y está ahora mismo en negociaciones con Cajasol para que asuma la programación que tenía prevista hasta el mes de diciembre y que la Delegación de Cultura asuma la gestión de este teatro a partir del mes de enero.

Este centro cultural fue cedido por Urbanismo en 1992 al Monte de Piedad a través de una concesión administrativa por la que la entidad financiera se hacía cargo de la rehabilitación y puesta en servicio del inmueble. El acuerdo finalizaba en el año 2020, aunque la Fundación Cajasol —derivada de la entidad original tras la fusión con la Caja San Fernando— se reservó la posibilidad de romperlo de manera unilateral. Y eso es exactamente lo que ha decidido. Se lo comunicó al Ayuntamiento en septiembre aclarando que se marcharía el 31 de diciembre. Sin embargo, esta semana ha anunciado que lo hará el 14 de noviembre a pesar de que la propia directora de la Fundación Cajasol, Pilar Lacasta, ha presentado estos días varios ciclos programados en ese teatro, como los Jueves Flamencos de Cajasol, que se desarrollarán hasta finales de año. Los responsables de la Fundación han planteado la posibilidad de mandar todas esas actividades a la sala Chicarreros, que no está dotada con los medios técnicos necesarios. Y ante estas prisas, el Ayuntamiento entabló ayer una negociación con Cajasol para que cumpla con su primera propuesta y el gobierno pueda disponer así de tiempo para hacerse cargo del espacio escénico.

En este sentido, ante las críticas que realizaron ayer el PSOE e IU en las que se acusa al Ayuntamiento de no tener un plan alternativo, el gobierno de Juan Ignacio Zoido fue muy contundente al explicar la situación a ABC: «Gestionamos el Lope de Vega con una gran programación anual, gestionamos el Alameda con una programación infantil y gestionamos otros espacios como Santa Clara para exposiciones, así que miedo a gestionar otro espacio no tenemos ninguno y además contamos con los medios». El problema que denuncia el Ayuntamiento es otro: «La cuestión es que no nos pueden dejar un espacio de este tipo de la noche a la mañana y enseguida acusarnos de que no hacemos nada». Por eso el gobierno lanzó un mensaje nítido: «Ese centro cultural permanecerá abierto y tendrá una programación anual estable». Entre las propuestas que han planteado varias entidades culturales que se han reunido con la delegada de Cultura, María del Mar Sánchez Estrella, están la temporada de la Orquesta Barroca de Sevilla, el Festival Joaquín Turina y el Festival de Música Antigua. Pero el edificio no sólo consta de un teatro. También tiene salas de exposiciones y oficinas, por lo que la otra idea que se baraja es trasladar allí los equipos que gestionan los grandes festivales de la ciudad, como la Bienal de Flamenco.