Juan Ignacio Zoido, actual alcalde, junto a su antecesor, Alfredo Sánchez Monteseirín
Juan Ignacio Zoido, actual alcalde, junto a su antecesor, Alfredo Sánchez Monteseirín - efe

Zoido pide la imputación de Monteseirín por enchufar a su asesor imputado

La Fundación DeSevilla ha presentado este miércoles un escrito ante el juez que instruye este caso para que tome declaración al exalcalde por haber recolocado en este organismo a Domingo Enrique Castaño

Actualizado:

Tras la sentencia del TSJA que rechaza el recurso del que fuera asesor socialista del gobierno de Monteseirín, Domingo Enrique Castaño, y reseña que el exalcalde podría haber cometido una ilegalidad obligando a la Fundación DeSevilla a volverlo a contratar justo después de perder las elecciones, el actual gobierno municipal ha presentado este miércoles ante el juez de instrucción número 16 un escrito en el que solicita que llame a declarar a Alfredo Sánchez Monteseirín en calidad de imputado.

El escrito, al que ha tenido acceso ABC, insiste en que la reciente sentencia del TSJA en la que se da por bueno el despido de Castaño tras la denuncia de éste pone de manifiesto que Monteseirín ordenó su reingreso a pesar de que ya no existía relación laboral de éste con el citado organismo. Zoido ha decidido presentar esta solicitud en el juzgado número 16 porque allí es donde se está instruyendo el escándalo de la Fundación DeSevilla por el supuesto desvío de un millón de euros «para fines particulares o partidistas», caso en el que ya están imputados los comunistas Antonio Rodrigo Torrijos, Carlos Vázquez y Miguel López Adán.

Hasta el momento, la Fiscalía ha rechazado la imputación de Monteseirín en este caso a pesar de que el exalcalde era presidente del Patronato de la Fundación DeSevilla. Sin embargo, este nuevo hecho puesto de manifiesto por el TSJA lo vuelve a señalar, ya que, además, trató de beneficiar a Castaño mientras éste ya estaba imputado por la venta de los suelos de Mercasevilla, donde Mercedes Alaya ordenó investigar su patrimonio ante su «sospechoso enriquecimiento», un paso que acabó desvelando la trama de mordidas en el anterior gobierno municipal a la empresa Fitonovo a cambio de contratos públicos.